Dulce Anahí Soto Luévano
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El semáforo epidemiológico que determina el nivel de riesgo por la epidemia de Covid-19 opera bajo criterios ambiguos y poco transparentes que pueden mejorarse, alertaron especialistas en salud.

Los cuatro indicadores que se toman en cuenta, porcentaje de positividad, tendencia de hospitalizados y de nuevos casos, así como ocupación hospitalaria, pueden manejarse para mostrar resultados favorables, consideró Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Sin embargo, dejan fuera criterios que son importantes, como el número de decesos en cada estado y el porcentaje de movilidad social, dijo en entrevista.

“Se van por el lado de la proporción de camas ocupadas, pero simplemente puede decir uno: ‘tenía 10 camas y ahora tengo 100, pues ya con eso mis cifras disminuyen. Y tener las camas vacías en realidad nos dice poco”, resaltó.

En el caso del porcentaje de positividad de cada estado, es decir, cuántas personas de cada 10 a las que se les aplica la prueba de Covid-19 resultan positivas, es una cifra manipulable, sostuvo, pues depende de la estrategia que siga cada estado para aplicar los tests.

“Se puso como condición para hacer la prueba de PCR que la persona tuviera síntomas y también insuficiencia respiratoria. Eso quiere decir que, cuando mucho, puedo alcanzar a 20 de cada 100”, afirmó.

Por ello, explicó, los estados que aplican más pruebas y amplían su universo de estudio tienen un porcentaje de positividad más bajo.

“Y va bajando más mientras más pruebas hagan porque van a empezar a incluir a personas que tienen alguna fiebre o dolor de garganta que no es provocada por Covid y van a ser negativos, entonces, va a bajar el porcentaje de positividad”.

López Cervantes consideró que el semáforo, en cuyo diseño han participado las entidades, no está concebido para obstaculizar la reapertura.

Roberto Ponce, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, explicó que centrarse en la ocupación hospitalaria, visión del Gobierno federal, “es tratar de decir: no importa que haya muchos casos, mientras no haya saturación hospitalaria”.

Sin embargo, advirtió, estos datos no son suficientemente transparentes.

“No podemos acceder a esos datos desagregados”, expuso, “dos de los indicadores del semáforo no son transparentes, lo cual deja un margen de maniobra para modificarlos”.

Ponce agregó que el porcentaje de positividad varía mucho por estado porque cada entidad aplica diferente número de pruebas, algunos menos que otros.

“Si comparas, incluso, la tasa de positividad de México con la de otros países, es más alta, debe ser porque se están haciendo pocas pruebas y a pacientes con síntomas fuertes que van a pedir ayuda ye evidentemente salen positivos”, detalló.

“No están haciendo un esfuerzo de pruebas masivas para capturar a los que no sean Covid o a los asintomáticos”.