Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Hasta que exista una vasta producción de vacunas contra Covid-19 a nivel global y los fabricantes obtengan el registro sanitario definitivo, en México será posible que otros compradores distintos al Gobierno federal, desde iniciativa privada hasta gobiernos locales, puedan adquirirlas para acelerar su aplicación en el País.
Así lo explicó Rafael Gual, director de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, quien destacó en entrevista que hasta ahora los gobiernos nacionales de cada país son los encargados de comprar las vacunas para sus habitantes.
“Los registros sanitarios de emergencia que han obtenido firmas como Pfizer y AstraZeneca sólo les permite vender a los gobiernos nacionales.
“En México falta que obtengan el registro sanitario definitivo, en los próximos 8 o 10 meses, para que entonces puedan comenzar a vender a los privados y a gobiernos locales, como sucede con el resto de las vacunas”, comentó.
No obstante, insistió en que actualmente el principal impedimento para que más jugadores puedan adquirir y distribuir la vacuna es la producción insuficiente.
Miguel Flores Bernés, presidente de la Comisión de Competencia Económica de la International Chamber of Commerce (ICC), mencionó que las vacunas contra Covid-19 actualmente no están sujetas a la ley de oferta y demanda del mercado, dada la situación de emergencia y la escasa producción.
“Cuando haya suficientes debe haber reglas claras en el País, debemos prepararlas desde ahora, para que éstas sean accesibles para todos y se puedan ofrecer en cualquier hospital, clínica o farmacia.
Miguel González Block, investigador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Anáhuac y director adjunto de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), destacó que conforme existan múltiples fuentes de vacuna lo ideal sería sumar recursos para su compra, sin importar su origen.