Vicente Flores Hernández
Agencia Reforma

Reynosa, México.-El acoso del crimen organizado a productores y distribuidores de alimentos del País no sólo está incrementando los precios, sino que amenaza con generar desabasto general, advirtió ayer la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).

Julio César Almanza Armas, vicepresidente de la organización empresarial, lanzó un llamado al Gobierno federal a tomar medidas urgentes para desactivar a los grupos que están extorsionando a los empresarios.

«Hay focos rojos serios y preocupantes», destacó Almanza, «donde grupos delictivos que operan sin control han incrementado el acoso a productores y transportistas.

«De no atenderse de manera seria este asunto por parte de la Federación», agregó, «existe un riesgo real y latente de un rompimiento nacional de la cadena de producción, abasto y distribución dejando a grandes partes del País sin productos».

Almanza recordó los recientes casos en que se exigió cuotas a vendedores de pollo de Chilpancingo, comerciantes de Zihuatanejo y mercados de San Cristóbal de las Casas, pero añadió que otros zonas, como Tamaulipas, también están siendo afectadas.

«La situación que viven comerciantes y productores agrícolas y de pollo en estados como Guerrero y Chiapas, donde hay desabasto por amenazas y cuotas del crimen», señaló.

«Es de preocupación nacional», recalcó, «al no observarse una estrategia federal para garantizar el combate a estas actividades criminales».

El también presidente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fecanaco) de Tamaulipas señaló que productos como el limón, el aguacate y más están sobrevaluados por pago de cuotas al crimen.

«Esas actividades laceran a la sociedad y afectan a la economía», sostuvo.

En la frontera de Tamaulipas con Texas, ahondó, los choferes de tráileres sufren asaltos y robo de mercancías por células del crimen organizado.

Almanza pidió al Presidente Andrés Manuel López Obrador activar la Unidad de Inteligencia Financiera y autoridades de seguridad para poner atención a estas actividades criminales.

«Esta situación amenaza a la economía nacional y de crecer afectaría a los consumidores de todo México, como está ocurriendo en estados como Guerrero, Chiapas y Michoacán», advirtió.

A pesar de que fueron militarizados por López Obrador, Almanza dijo que los puntos aduaneros siguen con gran debilidad en cuanto a seguridad.

«Un esquema (de extorsión) camina a expandirse a todo el territorio nacional», alertó, «principalmente en la zona norte y fronteras donde hay gran vulnerabilidad en carreteras, puertos y aduanas».

¡Participa con tu opinión!