Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El caos por obras en la autopista México-Querétaro responde a una mala planeación, aseguró el ingeniero constructor Carlos Noé Ríos Cabello, ex gerente de proyectos para CFE y Pemex.
Si bien cualquier obra carretera deriva en un tránsito pesado, explicó en entrevista, éste no debería ser excesivo si se toman medidas como cortes o desviaciones viales, además de que no existen factores externos que detengan o prolonguen la terminación del proyecto.
«La planeación de la obra (en Querétaro) fue muy deficiente, en su momento, y eso está implicando ahorita un mantenimiento correctivo muy alto y de una forma muy constante, esa es la causa que genera la situación actual», opinó el Maestro en Arquitectura, Diseño y Construcción Sustentable por la Universidad del Medio Ambiente (UMA).
«El tránsito no debería estar tan sofocado. Para esas obras se requirió tomar estudios de aforo, logísticas de desviaciones oportunas en algunos tramos, informar a los usuarios con anticipación de la afectación de tramos».
Para el también director de Proyectos de Edificación y Urbanización en el ITESM, es necesario que, para nuevos proyectos, se tomen en cuenta los errores registrados para programar obras inteligentes.
«¿Cómo tengo que mantenerla sin provocar tantas situaciones contrarias a su uso? Si los tramos de obra son consecutivos, como en este caso, lo que hay qué hacer es que, si hubo una equivocación en el primer tramo, se tiene que resolver para los otros tramos e investigar las cosas que se hicieron mal. Eso se logra teniendo en el frente de las obras a personas que conozcan del tramo carretero y sepan cuáles son las mejores técnicas para la ejecución de proyectos», planteó.