Iris Velazquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Actualmente, México no cuenta con la red de frío idónea para conservar las vacunas de Covid-19, y tampoco medios de transporte adecuados para trasladarlas, por lo que expertos urgieron a que se invierta en la infraestructura necesaria, previo a su llegada.

En la conferencia virtual “Vacunas para Covid-19, la ciencia en acción”, especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicaron que si bien aún no hay una vacuna aprobada para la aplicación general a la población, el desarrollo va avanzando y el País debe estar preparado para su conservación y distribución.

Samuel Ponce de León Rosales, coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus y del Programa Universitario de Investigación en Salud recordó que los biológicos en fases más avanzadas contra el virus requieren de ambientes de menos de 70 grados centígrados, y el no contar con ello hace que la nación tenga “factores débiles” que la colocan en desventaja con otros países.

“Si nos atenemos a las dificultades que implica su conservación que son de menos 70 grados y que no hay un espacio de tiempo grande por arribo de esta temperatura que permita su utilización, ciertamente estamos enfrentando una dificultad logística de mayor grado”, alertó.

Indicó que la vacuna, en esencia, estará limitada al primer mundo, y algunas partes del primer mundo.

“Necesitamos de transporte con mucha congelación, necesitamos de almacenaje, con eso necesitamos que llegue a los sitios de aplicación también con esta provisión de una muy baja temperatura”.

“Que en nuestro País ciertamente no hay una cadena que pueda soportar esto, serán sitios muy particulares. No creo que es una vacuna destinada para países en vías de desarrollo o de economías medianas diría yo. Será sólo para unas economías muy bien financiadas en sus cadenas de conservación de los biológicos. Digamos que no es buena noticia para nuestro País que esto requiera la vacuna”, agregó.

El experto remarcó que este aspecto es indispensable en el futuro próximo, pues estimó que la vacuna incluso podría tenerse para primavera y aplicarse en el segunda mitad de 2021.

Exhortó a las autoridades a destinar el presupuesto necesario para ello, al advertir que pese a las condiciones de la emergencia sanitaria no se han garantizado los recursos necesarios.

“La cadena de frío en nuestro país también tendrá que ser mejorada de manera muy significativa, porque actualmente no es óptima y vamos a enfrentar el reto de distribuir muchos millones de dosis de vacunas, ciertamente habrá que desplegar ya un incremento de infraestructura de manera muy importante.

“El presupuesto viene siendo en mi perspectiva insuficiente. Se requiere realmente de una aportación cuantiosa para los biológicos, pero se calcula siempre el número de dosis, cuando tiene que calcularse adicionalmente toda esta cadena de frío que se tiene que conservar y dar un mantenimiento óptimo que tiene que crecer”.

Ponce de León urgió también considerar el presupuesto que se requerirá para todo el equipo de vacunación.

En tanto, Mauricio Rodríguez Álvarez, académico de la Facultad de Medicina e integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus dimensionó la temperatura necesaria para la conservación del biológico.

“La gran mayoría de las vacunas se conservan en refrigeración, que es entre 2 y 8 grados básicamente, que es lo de un refrigerador doméstico, tiene esa temperatura. La ultracongelación se alcanza sólo con equipos especiales, el congelador de una casa funciona a menos 20 grados y en particular esta vacuna que se menciona requiere de una temperatura de menos 70 grados o sea 50 grados menos todavía que lo de un congelador convencional doméstico”, explicó.

Secundando al Doctor Ponce de León, quien señaló que en México no existe capacidad suficiente de producción de biológicos por su “muy limitada concepción estratégica”, llamó a que haya inversión en la investigación, al afirmar que esto es una característica de los países que llevan la delantera en el desarrollo de las vacunas contra el nuevo coronavirus.

“Gracias a esto se pudieron hacer estas asociaciones entre los grandes laboratorios farmacéuticos y que están con presencia mundial, y estos desarrollos locales que sin duda aceleraron la agenda, aceleran la velocidad del desarrollo y con eso estamos viendo unos avances sin precedentes”, dijo.

“Están siendo posibles, gracias a la participación de sitios sólidos de investigación y desarrollo en universidades, en sitios de investigación y desarrollo biotecnológicos. Se requiere que en México exista esa fuerza para atraer a los grandes laboratorios que quisieran tener proyectos y para promover la biotecnología y el desarrollo y la investigación en esta materia, justamente para obtener biológicos, medicamentos, obtener vacunas, obtener diagnósticos, obtener herramientas diagnósticas es de una utilidad vastísima”.

Recordaron que al momento, a nivel mundial hay 38 vacunas en fase 1; 14 vacunas en fase 2, y 11 en fase 3, que es son los estudios en grandes poblaciones (decenas de miles).

Y que las investigaciones van avanzado. En la última fase, explicaron los biológicos han probado tener una alta efectividad, y evalúan los efectos en determinado tipo de población, así como la seguridad, eficacia y calidad.