Fue la acumulación de agua de lluvia y del desagüe del bordo Santa Elena lo que provocó que se perdiera la visibilidad al final de la calle en el fraccionamiento Villas de las Lomas, donde quedó atascado y prácticamente cubierto un automóvil, la noche del miércoles.
Así lo informó el secretario de Obras Públicas Municipales, Marco Antonio Licón Dávila, quien puntualizó que no se trató de un socavón, sino de un camino que converge con un predio en breña y un pequeño arroyo activado con la lluvia, y todo ello hizo perder la dimensión del terreno a quienes circulaban por ahí.
Explicó que por tratarse de un arroyo, las autoridades que intervinieron fueron federales y de Protección Civil Estatal, si bien ayer el Gobierno de la ciudad, luego de hacer un recorrido por el lugar, optó por colocar avisos del riesgo que se corre al cruzar por ese punto.
El funcionario expuso que en el crucero de las calles Loma del Puma y Loma del Cardenal, en Villas de las Lomas, concluye el pavimento y enseguida hay un predio particular que la gente ha hecho propio, como camino para cruzar un arroyo y evitar dar una vuelta más larga y tardada.
En ese sentido, indicó que el municipio procederá a delimitar la zona, advertir del riesgo a través de avisos gráficos y rellenar el camino; no obstante, “es un hecho que el agua reconoce el cauce y resurgirá cuando se registre una nueva tormenta”.
La invitación es para que tanto los vecinos del lugar como quienes acostumbran circular por esa vía como un atajo, dejen de hacerlo dado que el riesgo que hay es un arroyo y pueden correr la misma suerte de quedar varados, incluso en peores condiciones que las que presentó el automóvil sedán encontrado en el lugar antenoche.
Licón Dávila explicó que a ese punto llega además el desagüe del bordo Santa Elena, se trata de agua que baja de Mirador de las Culturas, lo que también contribuye a que el volumen sea mayor, lo suficiente para perder la noción del terreno por el que suelen cruzar.