Jorge Ricardo Nicolás
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El atentado del viernes contra el Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, demuestra que el crimen organizado se ha fortalecido durante el Gobierno de López Obrador y que hoy no hay ningún lugar seguro en el País, afirmaron los dirigentes nacionales del PRD, Ángel Ávila, y de Movimiento Ciudadano (MC), Clemente Castañeda.

Los dos se dijeron alarmados por el traslado de los escenarios de guerra hasta la capital del País con el hecho inédito del viernes en las Lomas de Chapultepec, donde García Harfuch salió vivo, pero murieron tres personas en el ataque de presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

“Estamos viendo cómo estas estructuras delincuenciales del crimen organizado han tenido la capacidad de fortalecerse en estos casi dos años del Gobierno de López Obrador, y creo que no hay una estrategia de contención y de enfrentamiento”, afirmó Ángel Ávila vía telefónica.

Por el contrario, añadió, el Presidente ha dado pésimas señales al ordenar personalmente la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del ex líder del cartel de Sinaloa Joaquín “Chapo” Guzmán, y al visitar Badiraguato, Sinaloa, donde saludó a la mamá del narcotraficante preso en Estados Unidos.

“Veo un deseo de reeditar la ‘Pax narca’ en el País y creo que el mensaje del Estado mexicano debiera ser que a los carteles se les combate de manera por igual”, dijo el perredista.

Clemente Castañeda, senador y dirigente de MC, también resaltó la gravedad del atentado del viernes.

“Esto no es cosa menor, porque refleja que no hay lugar seguro en México”, apuntó.

“El terror que se vive en muchas partes del País, que en escenarios de guerra ha cobrado la vida de alcaldes y jefes de policía, ahora, de manera inédita, se trasladó a la Ciudad de México, al centro del País, a la capital y a la sede de los Poderes de la Unión”.