Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El combate a la corrupción en la Administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador es selectivo, pues se persigue a los adversarios y se exonera a los aliados, de acuerdo con la Evaluación Anticorrupción en Latinoamérica 2020-2021.
«La comunidad jurídica consultada identifica que la lucha anticorrupción está siendo utilizada para fines políticos, pues no se brinda el apoyo necesario al SNA (Sistema Nacional Anticorrupción) y otras entidades, al contrario, se les ataca desde el Poder Ejecutivo», dice el estudio hecho por el Consejo de Abogados por los Derechos Civiles y Económicos del Centro Cyrus R. Vance para la Justicia Internacional, con sede en Nueva York.
«Además, existe mucho interés por perseguir casos de corrupción de administraciones pasadas, pero no casos actuales, incluyendo el reciente caso de posible corrupción para beneficiar a uno de los hijos del Presidente», indica.

¡Participa con tu opinión!