La cobertura de mastografías en el País apenas alcanza entre un 18 y 20 por ciento, aseguró Alejandro Mohar Betancourt, coordinador del Programa Integral de Prevención y Control del Cáncer en México.

Esto pese a que cuando se tiene una cobertura del 70 por ciento de mastografía en una población determinada, se reduce la mortalidad en 25 por ciento de cáncer de mama en comparación con población sin mastografía.

“De ahí el gran reto que implica llevar del 18 por ciento la cobertura de mastografía en México al 70 por ciento”, indicó.

Señaló que, para ello, es fundamental estimular más a la población para que se realice la mastografía, para lo que el País está dotado de mil mastógrafos.

El especialista del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) dijo que los programas oficiales de detección que existen son contra los cánceres de mama y cérvico uterino.

Hasta 30 por ciento de los tumores que hoy se presentan se pueden prevenir si se evita tabaquismo, obesidad e infecciones de VPH, hepatitis B y C, así como de helicobacter pylori.

Mohar Betancourt reconoció que un 30 por ciento no se puede prevenir de manera primaria, pero si se detecta tempranamente, se puede curar.

Comentó que una paciente con una lesión en el cérvix detectada a tiempo cuesta 150 pesos, pero si llega en etapa avanzada, el costo se eleva hasta a 500 mil pesos anuales.