Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Senadores del PAN advirtieron que el almacenamiento de combustóleo ha crecido en el País por la insistencia del Gobierno en producir más gasolina en México con petróleo pesado, sin considerar el alto costo para Pemex y el daño ambiental.

Los senadores Xóchitl Gálvez y Julen Rementería urgieron a la administración de Andrés Manuel López Obrador a cambiar de estrategia porque el plan de producir más gasolina en México es perjudicial.

Alertaron que aumentarán los subsidios, Pemex perderá en vender combustóleo a la Comisión Federal de Electricidad, se afecta a salud de los mexicanos y la contaminación ambiental generará repercusiones contraproducentes a nivel internacional.

Grupo REFORMA publicó que las refinerías de Salamanca y Tula están a tope en el almacenamiento de combustóleo, pues a fines de diciembre los inventarios se ubicaron en un millón 52 barriles, lo que es un incremento del 26 por ciento con respecto al 2019, además de que no ha logrado vender dichos residuos en el mercado internacional.

Asimismo, en el proceso de refinación ha habido días en que se produce más combustóleo contaminante que gasolina.

Gálvez indicó que la única solución para evitar el acumulamiento de combustóleo es que México venda su petróleo pesado y compre más gasolina barata de Estados Unidos, al tiempo que deje de quemar combustóleo para generar energía.

Advirtió que en algún momento tendrán que parar las refinerías porque ya no hay dónde guardar los residuos contaminantes de la producción de gasolina y diesel.

Dijo que la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, debe entender que el petróleo mexicano no es el mejor para producir gasolina.

“Mi punto de vista es que se venda el petróleo pesado que tenemos, que se venda porque sí tiene mercado en la industria petroquímica, y comprar más gasolina barata a Estados Unidos, donde se genera sólo un desperdicio de 3 por ciento, y donde las plantas de refinación son más eficientes”, consideró la senadora, integrante de la Comisión de Energía.

Consideró una “locura” seguir con el plan de refinar el petróleo pesado mexicano porque tiene un desperdicio de 30 por ciento y 4 por ciento de azufre, lo que su uso viola normas ambientales nacionales e internacionales.

Gálvez recalcó que también ha resultado criminal que por dar uso al combustóleo se esté utilizando en las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad.

“Están violando ley al quemar combustóleo con azufre y la Semarnat no les dice nada, esto es un ecocidio ambiental, y las consecuencias son terribles, ese combustóleo no se debería estar quemando en las plantas termoeléctricas de la CFE, si fuera un Gobierno ético respetarían la norma ambiental”, dijo.

“Pero no les importa dañar la salud de los mexicanos, no les importa perder dinero, no les importa contaminar el medio ambiente, no les importa incumplir los acuerdos de París, esto es un berrinche”.

Señaló opacidad del Gobierno al no decir en cuánto le vende Pemex el combustóleo a la CFE.

En tanto, el senador Julen Rementería señaló que es preocupante para el País que al tener mayor producción de gasolina aumente el combustóleo y no haya dónde colocarlo.

“Pareciera entonces que la estrategia es a partir de la reforma eléctrica, con la que se quiere quemar más combustóleo en las plantas generadoras de energía”, expuso el secretario de la Comisión de Energía del Senado.

“Pero esto tiene un doble efecto negativo porque es altamente contaminante producir así energía y es más caro que las energías limpias”.

Advirtió que es necesario parar la producción en exceso de combustóleo y mejorar los procesos de refinación para que sea más eficiente, con menos contaminantes.

“Habría que reorientar la política energética de este País, pero lamentablemente eso no va a ocurrir hasta tener un Gobierno distinto porque se les ha dicho hasta el cansancio, no sólo por los legisladores, sino también por los expertos y a nivel internacional, que hay un problema muy serio por la producción del combustóleo y su uso para producir energía”, expuso.

“Estamos en un momento en que en lugar de revertir la tendencia se está agravando el problema, porque seguir quemando combustóleo no es la salida”.