Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Utilizar los 12 mil millones de dólares que entregó ayer el FMI para el pago de deuda como pretende el Presidente podría tener un alto costo para México, dicen expertos.
Los Derechos Especiales de Giro (DGE) que ayer entregó el Fondo Monetario Internacional (FMI) son un activo de reserva, por lo que no le pertenecen al Gobierno y usarlos para el pre pago de deuda podría salir más caro, financiera y socialmente, afirmó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco BASE.
“Financieramente hablando entonces se podría terminar pre pagando deuda a un mayor costo. Eso sin tomar en cuenta inclusive los costos de oportunidad de los recursos”, dijo.
Agregó que, en teoría, el Banxico podría usarlos para inyectar liquidez, pero ese movimiento cambiaría el balance de sus reservas, por lo que tendría que analizar si es compatible con su política monetaria de mantener la inflación baja y estable.
Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero BX+, afirmó que los DEG son un activo de complemento de la reserva internacional por lo que su uso debe ser para mantener el poder adquisitivo del peso evitando un desbalance entre las divisas que entran y salen del País.
Marco Oviedo, analista económico, consideró que al final el FMI está tratando de ayudar a los países a utilizar los recursos como mejor les convenga, por tanto, la discusión de cómo usarlos es interna.
Ayer el FMI, distribuyó en total 650 mil millones de dólares en DEG y pidió a los países que los recursos se usen con cautela, considerando las necesidades de cada uno y no para prolongar políticas macroeconómicas insostenibles y reestructuración de la deuda.
Banxico respondió vía comunicado que puede comprar o vender divisas con recursos del Gobierno.
Juan Carlos Moreno-Brid, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, dijo que la orientación del FMI sobre el uso de los recursos no se contrapone con la compra a través de operaciones cambiarias que ha comentado el Banxico.