Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En su esfuerzo por dictar la política económica de México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador está tratando de criminalizar a inversionistas y opositores, advirtió la articulista Mary Anastasia O’Grady, del Wall Street Journal (WSJ).
Consideró que el Mandatario mexicano está comportándose como el Presidente ruso, Vladimir Putin, y que Joe Biden debería tomar acciones.
«A López Obrador no le importa el crecimiento y está tratando de derribar instituciones independientes porque se interponen en su capacidad para dictar la política económica. Los que no están de acuerdo con él son tildados de codiciosos y corruptos», escribió la articulista.
«La Prueba A es la reciente amenaza del Presidente de encarcelar a sus oponentes políticos y procesar a los inversionistas que no estén de acuerdo con su agenda energética. Es poco probable que esta matonería al estilo de Putin termine en condenas, pero las denuncias penales presentadas ante el Fiscal general pueden resultar en años de investigación, acoso e incluso detención preventiva», agregó.
La acusación en el WSJ llega después de que el Congreso rechazara la reforma constitucional de López Obrador para dar preferencia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) frente al sector privado.
O’Grady destacó la advertencia del Presidente a las empresas que, según él, están cayendo ilegalmente en un autoabasto de energía eléctrica para ser llevadas a la justicia a menos de que renegocien las condiciones de sus contratos.
Y, añadió, el director de la CFE, Manuel Bartlett, también amenazó directamente con presentar demandas penales contra empresas españolas en la industria eléctrica.

¡Participa con tu opinión!