Nayra Rivera Vazquez 
Agencia Reforma

A siete días de que policías de Zacatecas se declararon en paro indefinido, el Secretario de Seguridad Pública estatal, Adolfo Marín Marín, afirmó que no se dejará corromper ni permitirá corrupción al interior de la dependencia ante exigencias de reinstalar a siete elementos despedidos.

El mando aseguró que los policías que fueron despedidos se les ofreció la reinstalación a sus puestos, sin embargo, éstos se negaron a realizar las pruebas de control y confianza que les solicitaron como condición.

«Se les ofreció regresar a su cargo siempre y cuando se les realizara un proceso de investigación en la dirección de asuntos internos y que los elementos aprobaran sus exámenes de control y confianza», explicó.

«Al no aceptar estas condiciones, en la mesa de diálogo, se les notificó la no reinstalación y los motivos ya expuestos, la Secretaría de Seguridad no puede titubear».

Sin embargo, reconoció que otras de las exigencias de los policías en paro eran válidas, tales como el seguro de vida y prestaciones adecuadas para ellos y sus familias.

«Se está gestionando por parte del Gobierno del Estado un seguro de vida para todos los elementos que de alguna manera por desgracia lamentable puedan fallecer, se les dijo desde un principio, si no existía un seguro, se está negociando», declaró.

Entre otras irregularidades al interior de la dependencia, Marín Marín mencionó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no ha revalidado la licencia oficial colectiva de la SSP de Zacatecas, por lo que no todos los policías cuentan con su Clave Única de Identificación Policial (CUIP).

Además, admitió que para realizar los exámenes de control y confianza están solicitando apoyo a otras entidades del País, pues al interior de Zacatecas les es imposible realizarlos sin la revalidación de la Sedena.

El pasado 1 de abril, policías estatales se declararon en paro indefinido de labores debido al presunto despido injustificado de siete elementos y a las precarias condiciones laborales con las que cuentan.

Los uniformados aseguraron que los agentes despedidos habían denunciado corrupción al interior de la corporación, por lo que temían ser cesados también tras señalar algún acto de este tipo.

Ese viernes se manifestaron frente a Palacio de Gobierno para conseguir una audiencia con el Mandatario David Monreal, sin embargo, sólo concretaron una mesa de diálogo con el titular de la SSP, de quien pidieron destitución.

El paro se suscitó mientras Zacatecas atraviesa una racha de violencia derivada de una pugna entre los Cárteles de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación.

¡Participa con tu opinión!