Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Poder Judicial Federal (PJF) ha perdido 23 por ciento de su presupuesto en términos reales en este sexenio, cuando su carga de trabajo creció 45 por ciento, por lo que ahora su capacidad de seguir ofreciendo un servicio de calidad está a prueba, advirtió la Ministra Norma Piña.
«La viabilidad de continuar sirviendo la sociedad, de ofrecerle una justicia pronta, completa e imparcial, a la que tenemos derecho en términos de nuestra Constitución, está a prueba», dijo la presidenta de la Corte y del Consejo de la Judicatura en su primer informe, al que no asistió el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Para 2024, la Cámara de Diputados le autorizó al PJF 78 mil 327 millones de pesos, 6 mil 447 millones menos que lo solicitado.
A lo largo de su discurso, Piña defendió la independencia judicial y la separación de poderes.
Y aunque refirió la situación de «adversidad» y los «retos» que enfrenta el PJF, no mencionó los ataques constantes de López Obrador, que quiere convertir a la Corte en un órgano de elección popular, ni la extinción de fideicomisos judiciales aprobada por Morena.
Además, destacó los casos relevantes resueltos por la Corte en 2023, y mencionó dos que provocaron la molestia del Gobierno federal: La anulación del llamado Plan B y el rechazo para traspasar la Guardia Nacional a la Sedena.
También recordó el fallo de octubre que ordena al Senado designar a dos comisionados del INAI a más tardar el 15 de diciembre, mismo que está a punto de ser desacatado.