Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El sector privado advirtió que los cambios en el reglamento de inspección laboral podría generar abusos y corrupción del personal que visite los centros de trabajo.
Tanto la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) como la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), se pronunciaron en contra de que se reduzca el plazo de 90 a 5 días para corregir deficiencias e incumplimientos que identifique la autoridad laboral.
Desde su punto de vista, el plazo es insuficiente e impone costos importantes a los patrones.
«Se obliga al patrón, en casos de irregularidades que ameriten la aplicación de medidas de forma inmediata y observancia permanente (o sea, medidas precautorias), a que lleven a cabo las mismas de inmediato y acrediten su ejecución dentro de los 5 días siguientes a la inspección.
«Esto da al inspector una facultad discrecional indebida y puede propiciar abusos y favorecer actos de corrupción, también impone cargas y costos importantes a los centros de trabajo», argumentó la Coparmex en un comentario enviado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer).
Concamin dijo que 5 días son insuficientes para solucionar o subsanar alguna falta.
«El plazo de 5 días es un plazo totalmente insuficiente para la solución o bien para subsanar alguna falta para su corrección, los términos deben ofrecer al sujeto de la norma la posibilidad física y jurídica para cumplirlos», sostuvo.
Hasta el momento, Conamer ha recibido 65 comentarios al decreto y el tema recurrente es el recorte del plazo para corregir anomalías.

¡Participa con tu opinión!