Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El sector privado anticipó que habrá afectación en los sectores de la construcción, seguridad y servicios de promoción en pisos de venta debido a que no se dará una prórroga para darse de alta en el Registro de Prestadoras de Servicios Especializados u Obras Especializadas (REPSE).
La Secretaría del Trabajo aseguró que no habrá un nuevo aplazamiento para darse de alta en REPSE, cuyo plazo culminó ayer primero de septiembre.
A pesar de una extensión de 30 días en el plazo inicial que concedió el poder Legislativo, el sector privado argumentó que el tiempo es insuficiente y pidió que se homologue el plazo concedido al sector público para eliminar el outsourcing, que es hasta enero del 2022.
La Confederación Patronal de la República Mexicana dijo que los sectores que tendrán mayor afectación por falta de tiempo para la implementación de la reforma de subcontratación están el de la construcción, seguridad y en servicios de promoción en pisos de venta.
“Lamentamos que no quiera otorgarse prórroga y que una reforma pactada entre todos tenga efectos negativos por no contar con tiempos adecuados para su implementación. Se prevé pérdida de empleos y afectaciones graves en por lo menos tres sectores económicos”, subrayó.
Según las cifras de la Secretaría del Trabajo, 65 mil empresas ya se han dado de alta en el REPSE, de 120 mil que habían iniciado el trámite.
“Pese a que este registro continuará para que las empresas puedan concluir el proceso, siguen existiendo dudas en los criterios de interpretación de la autoridad respecto a algunos sectores e industrias
“(Esto) genera confusiones como en el de la construcción, servicios de seguridad, la actividad de promotoría de productos, entre otros, que podrían enfrentar paros en sus operaciones, pues al no estar registradas, las facturas que emitan no serán deducibles”, advirtió Coparmex.
Jorge Pérez Izquierdo, director de PAE, una empresa de capital humano que operaba la subcontratación de personal pero que a raíz de los cambios a la ley en la materia tuvo que darse de alta en el REPSE como empresa de servicios especializados, opinó que falta claridad en los lineamientos que emitió el viernes pasado la Secretaría del Trabajo.
No se comprenden bien, agregó, qué actividades deben quedar registradas.
“Todas las empresas generan un producto o servicio que se va a comercializar, pero no quiere decir que su core business (actividad principal) pueda tener promotores.
“Si una empresa produce lavadoras, es difícil que tenga una estrategia de fuerza de ventas. Hace falta más claridad y difusión (de los lineamientos) para que las empresas puedan entender”, subrayó.