Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) busca que los efectos fiscales de la reforma al outsourcing entren en vigor antes, por lo que el plazo de tres meses acordado con el Gobierno federal para implementarla podría modificarse, advirtió José Medina Mora, presidente de Coparmex.

“Sí pueden tener modificaciones porque el SAT quiere una aplicación de la parte fiscal en mayo, en lugar de septiembre; estamos atentos a ver cuál es la aprobación final en el Congreso.

“La expectativa es que este mismo mes quede aprobada y durante mayo, la Secretaría del Trabajo tendrá la posibilidad de difundir los lineamientos que quieren ofrecer servicios de subcontratación y luego habrá tres meses, que son junio, julio y agosto, para que las empresas puedan adaptarse a estos cambios que tendrá la ley y entre en vigor el 1 de septiembre”, describió Medina Mora después de firmar un convenio con el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Consideró que pueden cambiar las fechas de acuerdo con lo que se apruebe en el Congreso, aunque algunas empresas ya empezaron a hacer cambios internos.

“Hay empresas que ya hicieron ajustes necesarios desde diciembre y que están listas para cuando entre en vigor esta ley de subcontratación; sin embargo, otras no lo están y es por eso importante este periodo de los tres meses para hacer todos los ajustes internos tanto en cambiar este esquema de subcontratación interna y los ajustes en el objeto social de las empresas para que se refleje lo que realmente hacen”, señaló Medina Mora.