Martha Alicia Martínez Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El rezago educativo es una de las carencias sociales que menos se han reducido en el País en las últimas tres décadas, advirtió el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El organismo dio a conocer los cambios en la evolución de las carencias sociales entre 1990 y 2020.

Según el reporte, aunque se observó un mejoramiento en todos los indicadores, la población en rezago educativo pasó de 26.6 por ciento a 17.3 por ciento en dicho periodo.

Lo anterior, indicó, representa una reducción de 9.3 puntos porcentuales, lo que la convierte en una de las carencias sociales que menos ha disminuido en los últimos 30 años.

“La carencia por rezago educativo a nivel nacional ha presentado en esta última década una tendencia a la baja, pero más lenta que la presentada en las décadas anteriores. En este sentido, entre 2010 y 2020, se dio una disminución de 2 puntos porcentuales, pasando de 19.3 por ciento a 17.3 por ciento”, señaló.

De acuerdo con el organismo, la mayoría de las entidades federativas presentaron un comportamiento similar en dicho periodo, a excepción de Baja California, que registró un aumento de 0.9 por ciento al pasar de 13.9 a 14.8 por ciento.

El Coneval informó que la carencia por acceso a la salud presentó una disminución a nivel nacional de 37.2 por ciento entre los años 2000 y 2020 y, para este año, las entidades que destacan por tener el porcentaje más bajo fueron Baja California Sur con el 11.4 por ciento, Chihuahua con el 12 por ciento y Colima con el 12.7 por ciento.

El organismo advirtió que no obstante esta mejora, entre 2015 y 2020, se observó un incremento en este indicador siendo Chiapas, Tabasco y Oaxaca las tres entidades que más aportaron con 12.7, 10.1 y 9.6 puntos porcentuales, respectivamente.

“Esta carencia ha presentado un comportamiento heterogéneo en esta última década, ya que si bien hubo una disminución entre 2010 y 2015 de 16.9 puntos porcentuales, al pasar de 33.6 por ciento a 16.7 por ciento, entre 2015 y 2020 se observó un repunte en este indicador de 4.8 puntos porcentuales. De tal manera que, al concluir la década, presentó un valor del 21.5 por ciento de la población que no contaba con acceso a los servicios de salud”, indicó.

Respecto a los componentes de carencia por calidad y espacios en la vivienda, el organismo detalló que la población en viviendas con carencia por hacinamiento presentó la mayor disminución, al pasar de 28.7 a 8.3 por ciento; es decir, 20.4 puntos porcentuales menos.

Le sigue la población en viviendas con carencia por material en pisos, con carencias por material en techos y con carencia por material en muros, las cuales presentaron una disminución de 17.6, 11.4 y 6.1 por ciento, respectivamente.

En materia de servicios básicos en la vivienda, el Consejo informó que la población en viviendas con carencia por servicios de drenaje se redujo 34.3 por ciento al pasar de 40.3 a 6 puntos porcentuales.

La población en vivienda con carencia por acceso al a agua entubada registró una diminución de 20.4 por ciento, en tanto que la población en viviendas sin electricidad se redujo 12.5 puntos porcentuales.