Adoran que las imiten

Juan Carlos García
Agencia Reforma

CDMX. – Gloria Trevi, María José, Lucía Méndez, Rocío Dúrcal, Ana Bárbara, Amanda Miguel, Mónica Naranjo, Rocío Banquells, Daniela Romo, Thalía, Paulina Rubio, Danna y muchas estrellas más son representadas cada noche en decenas de clubes, bares y antros de México y Latinoamérica por especialistas drags o transformistas, según sea el caso.
Cada emulación representa, para algunas de estas personalidades, una invitación a ser recordadas y homenajeadas de alguna manera. Por otro lado, para quienes las imitan significa una fuente de trabajo, un simple gusto personal o incluso un acercamiento más profundo y visible de las famosas a la comunidad que las adora.
«Hace 20 años veía muy lejano el que algunas chicas de la comunidad me imitaran o hicieran un show sobre mí. Hoy me parece algo que me llena de orgullo y me acerca a la comunidad que ha sido mi sostén durante años”. Comenta Mónica Naranjo, una de las estrellas más imitadas en México y en gran parte del mercado hispanohablante.
Hoy en día, las transformistas y drags forman parte de un movimiento LGBT+ que goza más visibilidad y exposición, ya sea en televisión, cine, música y plataformas, lo que significa para las entrevistadas un avance social porque equivale a aceptación y respeto.

ASÍ LO DIJO
«Desde que vi a mi primera imitadora, que se parecía mucho, quedé impresionada y reflexioné mucho sobre el impacto de mi trabajo. Además, me dio mucho gusto ser fuente e inspiración de trabajo de alguien que me toma como referencia para hacer arte».
Amanda Miguel, cantante