La presidenta del DIF Estatal, Yolanda Ramírez de Orozco, encabezó la sesión del Consejo Técnico de Adopciones que aprobó cinco asignaciones de infantes para adopción y una para familia de acogida y destacó que el trabajo de análisis para seleccionar los hogares idóneos es fundamental para cubrir la necesidad que tienen los menores de ser amados.
Garantizar ese factor será determinante para el pleno desarrollo de las niñas, niños y adolescentes, agregó, al tiempo de explicar que el trabajo es minucioso y profesional.
Comentó que en la medida en que se cumpla con sensibilidad ese paso, los menores cambiarán para bien su vida.
Comentó que estas reuniones de trabajo tienen una gran importancia porque se está definiendo el futuro de niñas, niños y adolescentes que tienen una historia de vida de abandono o sufrimiento, y es necesario que puedan crecer en ambientes de armonía donde se privilegie su protección, seguridad y supere su carencia de amor.
Asimismo, mencionó que en esta evaluación de casos se pondera el bienestar del infante y adolescente, de tal manera que las familias interesadas en adoptar cuenten con las herramientas psicológicas necesarias que faciliten a los menores de edad tener una buena adaptación a su nuevo entorno.
Durante la sesión fueron asignados: una pareja de hermanos varones, uno de cinco y otro de dos años; un niño de un año, otro de tres años, una niña de nueve meses y se autorizó la asignación de una niña de seis años a una familia de acogida.
Cabe mencionar que después de la asignación comienza la etapa de convivencias entre los menores de edad y las personas seleccionadas, las cuales son supervisadas por psicólogos del DIF Estatal.