El DIF Estatal lleva a cabo cursos para las personas que desean adoptar a un menor y cuyo objetivo es la valoración de los padres, ver cómo están emocionalmente y para que asienten lo que es realmente la adopción y los retos que ello implica, así lo señaló Fabiola Robledo Peregrina, psicóloga adscrita a la Procuraduría de Protección de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.
La funcionaria estatal comentó que recientemente concluyó el curso taller con la participación de 20 personas, el cual es una extensión del proceso de adopción y es requisito para lograr la idoneidad. Indicó que este curso da la oportunidad de conocer más de cerca a las parejas porque se tiene acceso directo a sus historias, vivencias y reacciones al contar con un perfil más nítido de las personas y determinar si pueden satisfacer las necesidades de los niños.
Estableció que el taller consta de 15 sesiones y dura poco más de tres meses, se realiza una vez a la semana, los viernes en horario de 8 a 10 de la mañana donde se brindan diversos temas para que las parejas reafirmen su decisión de adoptar, al ver desde dónde lo están haciendo, en qué aspecto, desde la necesidad emocional o si de verdad es un deseo genuino, aunado a una autoevaluación. “Tenemos temas de comunicación, el duelo no resuelto por la infertilidad, así como expositores de diferentes áreas como un paidopsiquiatra que habla de lo que es el maltrato y sus secuelas emocionales para que ellos estén preparados y sepan las necesidades que va a tener su hijo o hija al momento de ser adoptados porque recordemos que los niños que se dan en adopción fueron rescatados de su familia biológica y fueron salvados de un maltrato severo”.
Adicionalmente, dijo que llevan a los papás a un albergue para que conozcan a niños de una manera muy cuidada y tengan más consciencia del perfil que desean. “Al principio piden un perfil de niños, pero después del taller, ellos reafirman qué tipo desean, en cuanto a su género y rango de edad, pero el taller les permite estar más conscientes de ese aspecto”.
Comentó que al término del taller, viene la valoración y se someten al Consejo de Adopción, el cual determina quiénes van a tener la idoneidad, o los que requieren terapia. “Entre 4 y 5 meses dura todo el proceso, lo que nosotros buscamos son papás para los niños, no niños para los papás”.

¡Participa con tu opinión!