En la presentación del Quinto Informe de Labores al frente del DIF estatal, Yolanda Ramírez de Orozco entregó ayer el Primer Centro de Acogimiento Residencial para Menores, en el cual se invirtieron 4 millones de pesos en una primera etapa, cuya infraestructura tendrá una capacidad de atención de 70 hombres y mujeres adolescentes.

Casa DIF Adolescentes es un centro de asistencia social que brindará resguardo y protección integral a los adolescentes que están bajo la custodia del DIF Estatal y su estancia en este espacio será hasta que se resuelva su situación jurídica.

Explicó que los adolescentes que ingresan a esta casa han sido vulnerados en sus derechos y, finalmente, esta administración cuenta con un centro público para darles acogimiento mientras se define su situación legal, ya sea que regresen a su familia de origen, con su familia extensa, o que puedan ser adoptados.

Acompañada por el gobernador Martín Orozco Sandoval, Yolanda Ramírez informó que la capacidad de atención de estas instalaciones será para 70 adolescentes hombres y mujeres, aunque, en el arranque, serán atendidos, aproximadamente, 20 menores de edad varones.

Reunidos en la cancha multiusos de esta Casa DIF, comentó que este edificio cuenta con siete dormitorios, cinco para hombres y dos para mujeres, equipados con camas literas. Asimismo, tiene cancha multiusos, comedor, lavandería, sala de lectura y televisión, área de esparcimiento, sanitarios, áreas verdes, entre otros espacios más.

En este centro, se les brindará alojamiento, alimentación, continuidad en su educación, atención médica, psicológica, de trabajo social y actividades recreativas.

En estos cinco años, el DIF estatal ha cumplido la responsabilidad que le corresponde, de la mano con las familias y el Gobierno del Estado, para proteger la integridad de las niñas, niños y adolescentes de Aguascalientes.

“Hoy, nuestros hijos están expuestos a muchos peligros y el deber es evitar que sean presas de gente sin escrúpulos y de todas aquellas acciones que signifiquen un daño físico, moral y emocional. La gran lección de esta época es que ninguna tecnología, por más sofisticada que sea, y ninguna institución podrán sustituir la labor como madres y padres de familia”.

Agregó que, en el estado de Aguascalientes, viven más de 463 mil personas de 0 a 17 años de edad. Siempre que una de esas vidas es víctima de la violencia, el abuso y el abandono, o que es tomada como instrumento de intereses ilegítimos e ilegales, es como si una estrella se apagara en el cielo, sentenció.