La jueza interina del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, María Guadalupe Rodríguez Martínez, dejó en claro que hay dos sistemas de justicia penal aplicables, uno el que va directo a los adultos y otro que considera el bien del adolescente, y es el Sistema de Justicia para Adolescentes.

Refirió que hasta la década pasada, se aplicaba un sistema integrado de justicia para menores de 18 años, pero al cambiar el Código Penal también hubo modificaciones para atender los casos de menores que cometen delitos, de manera que ya se les emplea el modelo tutelar de responsabilidad penal.

Anteriormente, explicó, las niñas, niños y adolescentes no eran considerados imputables, es decir, no se les consideraba como responsables de sus actos, pues se les concebía como objeto de protección de sus familias, por lo que en caso de que éstas fallaran, se reemplazaba a los padres.

Pero ahora, con el modelo de responsabilidad penal, se reconoce al adolescente, como sujeto capaz de responder frente a las exigencias del derecho, es un cambio que comenzó a adoptarse en México en 2005 con el Sistema de Justicia Penal para Adolescentes, tras la reforma Constitucional al Artículo 18, con lo que se delimitaron los principios fundamentales para un procedimiento a los adolescentes en conflicto con la ley.

Además, para no violentar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, fueron considerados diversos instrumentos internacionales encaminados a proteger a las niñas, niños y adolescentes, pero atendiendo las normas relativas a la administración de justicia en menores de edad, considerados ellos hasta antes de los 18 años cumplidos.

Recordó que fue a partir del 18 de junio de 2016, cuando se puso en marcha a nivel nacional, el Sistema de Justicia Penal para Adolescentes, el cual se encuentra regulado en la Ley del Sistema Nacional de Justicia para Adolescentes.

La jueza Rodríguez Martínez enfatizó que a los menores de edad que cometen algún delito, se les atiende considerando que se encuentran en desarrollo y se observan los aspectos cognitivos, físicos y psicológicos específicos a fin de contar con las herramientas para emitir sanciones, siempre procurando su bienestar integral.

Manifestó que en muchos casos no amerita el internamiento en el Centro Estatal para el Desarrollo del Adolescente, sólo aplicaría para aquellos que cometan algún delito descrito en el artículo 164 de la Ley Nacional del Sistema de Justicia Penal para Adolescentes y sería como medida extrema con un máximo de cinco años para los mayores de 14 y hasta los 18 años, y de tres años de internamiento para los de 12 a 14 años. Entre otros delitos se considera el robo con violencia, lesiones dolosas que pongan en peligro la vida o dejen incapacidad en el afectado, posesión, portación o fabricación de armas prohibidas, violación sexual, homicidio doloso y el feminicidio.