Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena busca dejar a los priistas en medio de un cascarón repugnante: el de la corrupción, acusó ayer Beatriz Paredes.
Durante el 91 aniversario del tricolor, la senadora tlaxcalteca reconoció que el error de su partido fue ser demasiado permisivo con sus gobernantes, muchos de ellos acusados e incluso en la cárcel por infinidad de delitos.
“Morena no sólo nos desplazó del poder federal, pretende vaciarnos de contenido ideológico, y dejarnos en medio de un cascarón repugnante: el de la corrupción.
“No es un problema ideológico el que afecta al priismo, no traemos la brújula pérdida, el error sustantivo de la élite priista, el que nos reclama la militancia de base y parte de la sociedad, es que fuimos demasiado permisivos con los gobernantes surgidos de nuestras filas y que hemos tolerado que algunos desviaran su actuación de los principios del verdadero priismo”, arremetió.
Al recibir la presea Benito Juárez, máximo reconocimiento priistas destacados, la exgobernadora afirmó que otro error de fondo fue confundir la misión de un instituto político y entenderla sólo como una maquinaria para obtener el poder, desechando que son una organización con valores y prospectiva.
Ahora, llamó, el PRI se debe reconstruir desde afuera del poder, asumir sus desaciertos y transmutar en un ente moderno.
“El gran aprendizaje que requerimos los priistas es saber que los partidos son entidades autónomas del poder público, leales al poder publico cuando uno de sus militantes gobierna”, advirtió
En un mensaje dirigido a quienes se alejaron o renunciaron al tricolor, Paredes dijo que le entristece que en las circunstancias de debilitamiento del partido, cuando pareciera que la historia les da la espalda, algunos reclamen lo que creen merecían y el PRI no les dio, en lugar de agradecer lo que sí obtuvieron en otros momentos.
En tanto, el dirigente nacional, Alejandro Moreno, acusó que de manera artera los adversarios del PRI lo relacionan todos los días con presuntos actos de corrupción, pero niegan las ilegalidades que esos sus propios partidos cometen.
Por ello, pidió a los militantes no darse por señalados, pues fueron otros los que cometieron esos errores.
“Lo mejor del PRI se quedó en el PRI, y vamos a ganar. No quienes se corrompieron e ignoraron las corruptelas, individuos que no sólo traicionaron al pueblo, también traicionaron a nuestro partido, causándonos mucho daño.
“Las desviaciones son de los individuos y no de las instituciones. Se corrompen las personas de cualquier partido, pero no las instituciones, ya basta de escudar su ineficiencia echándole la culpa al PRI”, dijo.