Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aunque el Gobierno atraviesa por una nueva etapa, en el IMSS continúan los añejos malos tratos a los derechohabientes o casos de negativa a servicios o medicamentos «por cambios de turno», reconoció ayer el director del organismo Zoé Robledo.
«Si bien hay indicadores de la disminución de quejas y demás, siguen existiendo quejas por temas de trato, y más aún cuando se hacen esfuerzos enormes porque se tengan los medicamentos y que una negativa por razones diferentes, porque terminó el turno de ese día (…) o cualquier situación de esas, son las que más nos preocupa», dijo ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
«Cuando hay un problema de alguna clave que no llegó, que no hubo suficiencia, se resuelve de una manera distinta; pero cuando existe la evidencia de que estaba ese medicamento en ese momento y en ese lugar, y se negó por otras razones, la intervención es inmediata», añadió el director del IMSS.
Recordó que todos los días se hacen medio millón de consultas, y la gran mayoría de ellas, deriva en alguna receta que se debe de atender de manera plena, sobre todo cuando hay evidencia de que sí existe el medicamento.
«En el Seguro Social todas las semanas estamos revisando los niveles de cumplimiento de recetas, ahorita cerramos julio con 96.4 por ciento», aseguró.