Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció por primera vez la contaminación de un cenote en Quintana Roo por la construcción del Tren Maya.

Aunque hay evidencia de otros cenotes, cavernas y ríos subterráneos impactados y con posible daño ambiental, el Mandatario afirmó que se trató de un accidente y que es un caso aislado.

Durante la conferencia mañanera, López Obrador argumentó que el «accidente» ya se está remediando a través del retiro de concreto en «todo el sitio».

Una reportera le mostró un video en el que se observa cómo un cenote es perforado para construir un pilote.

-Óxido está llegando al acuífero, le dijo, ¿este es el legado ambiental de su gobierno? Hay por lo menos 122 cenotes que están afectados por la construcción del Tren Maya ¿Por qué no protegió la naturaleza como usted dijo que iba a hacer al principio de su Gobierno?, le preguntó.

«Lo estamos haciendo, estamos protegiendo, ese hecho tuvo que ver con un accidente que estamos remediando esto que dice, ya tenemos una solución de remediación a ese sitio», sostuvo.

«Es un solo caso», afirmó el Mandatario.

-¿Cuál es la solución?, le insistió la reportera.

«La solución es limpiar porque sí se desprendió concreto y se está limpiando todo el sitio, estamos trabajando en eso con especialistas para remediar la situación», contestó.

«Y procurar que eso no vuelva a pasar, es un solo asunto, un solo caso. Estamos hablando de un solo sitio que estamos remediando».

López Obrador refutó que su Gobierno es el que más áreas protegidas ha decretado en toda la historia, para protección de la naturaleza, y volvió a destacar su programa Sembrando Vida.

«No hay ningún gobierno, ni Estados Unidos, que destine tanto presupuesto y no te reto, quiero nada más que lo constates, a la siembra de árboles», repitió.

«Nosotros estamos sembrando mil millones de árboles, nosotros destinamos 2 mil 800 millones de dólares cada año para apoyar a 450 mil campesinos sembradores, para que cultiven sus tierras».

El Jefe del Ejecutivo repitió que «pseudoambientalistas» no ven con buenos ojos a su Gobierno porque pertenecen al bloque conservador.

Se quejó de que ni los ambientalistas «ni nadie» denunciaron la destrucción en el pasado y ahora ven nada más «la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio».

«Por ejemplo, no vieron lo que estábamos mostrando lo que hizo una empresa estadounidense ahí cerca, como a 10 kilómetros, lo que ha venido haciendo de manera impune una empresa estadounidense que () utiliza toda esa superficie como banco de material

«Y se llevan todo ese material en barco para arreglar las calles y las carreteras de estados Unidos, o sea, cómo destruye el paraíso impunemente, no tiene nada que ver con lo que nosotros hacemos, al, contrario».

El tabasqueño afirmó que los «pseudoambientalistas» que acusan destrucción de cenotes están vinculados a grupos de derecha o de conservadores.

«(Nos quieren poner) en igualdad de circunstancias, nada más que no somos iguales», agregó.