Al ser inoperables, están a punto de ser finiquitados los Fondos Asunción y Aguascalientes, creados en administraciones pasadas, a través de los que se  brindó financiamiento económico a empresas de distintos tamaños, pero que, al no dar seguimiento a una buena administración y no haber hecho la cobranza debida, ahora arrastran una serie de problemas a tal escala que se ha considerado la necesidad de cerrarlos en definitiva.

Al respecto, el secretario de Desarrollo Económico del estado, Manuel Alejandro González Martínez, resaltó que podría ser este mismo año cuando quede cerrado por completo el Fondo Asunción, que si bien tiene algunos créditos pendientes por cobrar, estos serán declarados en quebranto para poder finiquitar el fondo.

EN EL OLVIDO. El funcionario explicó que se trata de algunos créditos que no han podidos ser cobrados y que oscilan entre los tres y 10 mil pesos. “Estos tienen un historial de más de 12 o 15 años sin tener movimiento, ni recaudación por cobro o abonos”, por eso es que se ha trabajado el marco jurídico y contable para declararlos en quebranto y, entonces sí, cerrar definitivamente dicho fondo.

Para tal efecto, es que se trabaja con dos despachos, uno jurídico y otro contable, que han detectado la imposibilidad de llevar a cabo la cobranza de esos pendientes, de ahí la posibilidad de que sea declarado en quebranto y cerrarlo en definitiva entre julio y agosto de este mismo año.

VAN SOBRE INMUEBLES. También tendrá que cerrar el Fondo Aguascalientes, que es donde se hicieron préstamos de hasta 200 mil pesos o más, y “en este caso, tenemos créditos que todavía no puede ser cobrados, pero sí hay algunos bienes inmuebles disponibles, para hacerlos objeto de pago de alguna deuda contraída por el acreditado”.

Del Fondo Aguascalientes, lo que se podría dar por perdido son 204 millones de pesos. En este caso, aún no se quiere declarar el quebranto como tal, sino que se planea ir a la última alternativa, que sería que quien recibió el apoyo, diera muestra de querer pagar. “Todavía tenemos una manera para recuperar el dinero prestado, aplicando bien el procedimiento administrativo y jurídico que se podría utilizar”.

PROGRESO SIGUE VIVO. A diferencia del Asunción y Aguascalientes, uno de los fondos con el que se ha trabajado de manera óptima es el Fondo Progreso, que sigue vigente y con una cartera manejable, pero, sin duda alguna, todo eso se puede suplir con la función de Sifia, que está bien capitalizado y es sano, pues “es un fondo que integra más de 1,500 millones de pesos en revolvencia. Se ha convertido en una herramienta para financiar a tasas preferenciales”.