Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un total 58 contratos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) quedan pendientes por liquidar, dijo el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).
Estos contratos suman 163 mil millones de pesos y representan 91.5 por ciento de los 178 mil millones de pesos contratados para el proyecto, expuso Gerardo Ferrando Bravo, director general del Grupo.
De diciembre pasado al 11 de julio se han liquidado 620 de los 692 contratos, añadió.
De los 72 contratos pendientes, 14 prevalecerán, pues son de servicios que requiere el GACM para su operación.
Los 58 restantes, entre ellos el del edificio terminal, las tres pistas, la torre de control, que son los más importantes por sus montos, serían liquidados este mes, declaró en una reunión con medios de comunicación.
Alrededor de ocho contratos, entre ellos el del edifico terminal, por 84 mil millones de pesos, representan 75 por ciento del monto total.
Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), aclaró que los 178 mil millones de pesos es el monto por el cual se firmaron esos contratos y no significa que eso se adeude.
Recordó que las obras ya realizadas suman alrededor de 60 mil millones de pesos.
En tanto, reiteró que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se canceló por cuestiones técnicas y financieras, no por corrupción, aunque sí hubo actos de este tipo.
“No se trataba de eso, nunca se tomó, eso es un tema totalmente diferente, las causas por las cuales se tomó la decisión fueron las que estoy explicando, (…) el aeropuerto se suspendió por causas técnicas y financieras”, dijo en su participación.
En un documento, la SCT expuso algunas de las razones que llevaron a la cancelación del proyecto, entre ellas la falta de proyectos, planeación e información falsa.
“Todo lo que se dijo era mentira, todo lo que se decía de cuánto iba a costar, de cuándo iba a estar”, expresó.
Jiménez Espriú declaró que en este proyecto sí se han detectado actos de corrupción.
Las irregularidades detectadas han sido notificadas a la Secretaría de la Función Pública, añadió el funcionario federal.
“Han sido envidas a los órganos internos de control, algunas de aquí y otras directamente de la Secretaría de la Función Pública.
“Ellos tomarán las decisiones del caso para encausar las cosas debidamente, no compete a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes meterse”, declaró el Secretario Jiménez Espriú.