CDMX.- Al desaparecer por mandato presidencial Fidecine y Foprocine, fideicomisos que apoyaban la cinematografía nacional, autoridades afirmaron que el dinero comprometido sí llegaría a los proyectos que habían sido seleccionados para recibir inversión.
Pero productores y directores de esos filmes acusan que fueron engañados, pues tan sólo entre 49 largometrajes que iban a ser beneficiarios se suma un adeudo de 85 millones de pesos, pendiente desde 2020.
«Hay un incumplimiento de la Secretaría de Cultura, de Hacienda y del IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía) respecto a apoyos que estaban aprobados y siempre se dijo que esos apoyos iban a continuar, cosa que no ocurrió», remarcó el productor Roberto Fiesco en entrevista.
«Hay proyectos que tuvieron que detenerse, que no han arrancado, tienen detenida su postproducción o sí se terminaron con recursos propios e implicó adquirir deudas para los productores y no les correspondían, porque siempre habíamos confiado en los mecanismos del Imcine. Había confianza, hoy no la hay, todo lo contrario», agregó.
Los 85 millones de pesos, monto que se hizo público a través de una carta de los afectados ante la nula respuesta que han tenido del gobierno, serían sólo una suma inicial, pues productores informaron a Gente que ya fueron contactados por más realizadores en la misma situación.
Algunos filmes con los que se tienen adeudos son Manto de Gemas, ganadora del Premio del Jurado en Berlín; Huesera, reconocida en Tribeca; Belzebuth, que en el primer cuatrimestre de 2019 fue la séptima cinta más vista del País; y El Otro Tom, que aspira a ser reconocida como Mejor Película en el Ariel. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)