El problema de drogadicción que prevalece entre la población, indistintamente de edad y género, ha hecho que hayan sido creados centros de rehabilitación que pudieran tener, en algunos casos, una buena intención pero que, al no tener la regulación indispensable, se convierten en puntos de alto riesgo para quienes son internados en busca de su recuperación.

La diputada Nancy Xóchitl Macías Pacheco expresó que urge que se estudie a fondo la situación en la que se encuentran los llamados anexos en el estado, para entonces legislar en torno a ellos, a fin de que sean espacios supervisados y legalmente establecidos, no simples negocios de unos cuantos, considerando que los familiares de quienes son anexados pagan cuotas con la esperanza de que su ser querido deje las drogas o el alcohol.

El hecho es que se tiene conocimiento que algunos de los centros de rehabilitación están identificados por las autoridades sanitarias, pero otros tantos no, además de que muchos son abiertos y cierran o cambian de domicilio constantemente, lo que deja muchas dudas sobre el interés de quienes a esto se dedican.

Se tiene conocimiento, por reportes de la ciudadanía, e inclusive de la autoridad sanitaria, que hay establecimientos de este tipo que no cuentan con lo mínimo necesario para dar el servicio que prometen de manera adecuada para que tanto hombres como mujeres puedan salir de sus adicciones, que no sólo se les puede llamar viciosos, sino que ya enfrentan un problema de salud.

Existen casos en que algunas personas abren anexos sin siquiera dar aviso a las autoridades sanitarias, simplemente en alguna casa o local lo ponen a disposición de quienes busquen ser rehabilitados, por lo que cobran y, al no tener regulación, se convierten en negocios redituables, ya que no sólo piden las cuotas mensuales o quincenales, sino que además solicitan artículos de limpieza e inclusive despensa, y otros más hasta van en busca de patrocinadores o, bien, piden el apoyo de la ciudadanía a través de alcancías.

Antes que todo, urge una legislación que permita la regulación de estos centros de atención a adictos para su rehabilitación, insistió la diputada Macías Pacheco, que se supervise que sean espacios higiénicos y con todo lo necesario para que se brinde el servicio a quienes son internados para su recuperación, además de dejar en claro hasta dónde se les brinda el acompañamiento para que no recaigan y se integren a la vida productiva e integral, para lo que también se deberá pedir que cuenten con psicólogos o psiquiatras.

 

 

 

¡Participa con tu opinión!