Jorge Ricardo y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de los daños materiales, la severa inundación que afecta a 13 de 17 municipios en Tabasco ya fracturó a la llamada Cuarta Transformación con una abierta confrontación entre dos de los políticos más cercanos al Presidente.
El Gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, consideró que Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), actúa con “profesional cinismo” al deslindarse de las inundaciones y acusó que hubo “negligencia criminal” en el manejo de la Presa Peñitas, que anegó los municipios de Nacajuca, Jalpa y Cunduacán.
“Vaya cinismo para esconder la irresponsabilidad de Manuel Bartlett y de los funcionarios de la CFE; primero, confiesa que cometieron un error de cálculo en la operación de la Presa Peñitas. Ahora con profesional cinismo dice que ‘la demanda le da risa’, ya habrá oportunidad de hablar en los tribunales.
“En este País el cambio es a profundidad, nosotros tenemos confianza en las autoridades judiciales, ya nadie podrá esgrimir el absurdo argumento de ‘la luna llena’; él y sus burócratas desfogaron la Presa Peñitas y con ello inundaron criminalmente la planicie tabasqueña. Señor Bartlett, eso no se llama torpeza, se llama irresponsabilidad y negligencia criminal”, acusó el Mandatario tabasqueño.
Previamente, al salir de una reunión con el propio Gobernador, encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el director de la CFE aseguró que el amago de una demanda le provoca risa, descartó responsabilidad de la empresa y consideró que algunos buscan echar culpas a otros para ocultar “torpezas”.
“Ninguna (responsabilidad), hay gente que anda buscando a ver a quién le echa la culpa de sus torpezas, es todo lo que voy a decir”, dijo Bartlett, tras el encuentro en Palacio Nacional.