Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La industria textil señaló abusos y falta de control del programa Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX).
En el balance para la industria textil nacional el perjuicio es mayor que el beneficio, por lo que ha solicitado que este programa no aplique más a este sector, afirmó Manuel Espinosa, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex).
“Incluso, en un momento solicitamos la exclusión de ese programa (en la Administración anterior) al ver el daño que nos hacía. Como sector lo hemos pedido, pero no lo concedieron, cuando evaluamos que era peor el daño que el beneficio que traía, por el abuso que hay del programa”, afirmó Espinosa.
El objetivo del IMMEX es importar de manera temporal bienes necesarios para fabricar un producto, que al final se debe exportar, sin pagar impuestos de comercio exterior ni el Impuesto al Valor Agregado.
Añadió que, sin embargo, ha habido importaciones IMMEX de prendas terminadas que incumplen con la obligación de salir del País al final de su proceso y terminan en el mercado nacional, expuso Espinosa.
Ha habido empresas comercializadoras que importan a México de manera temporal productos terminados, es decir, no son fabricantes, lo cual no tiene congruencia con el espíritu del programa.
Víctor Rayek, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, dijo al respecto que en este sector el programa funciona bien en su mayoría.
No obstante, reconoció que ha habido algunos abusos, aunque en menor medida.
Se pueden importar prendas terminadas que tienen un proceso final en el País para que puedan venderse, como es el estampado o bordado, pero no siempre sale la mercancía del territorio nacional.
El hecho de importar una prenda de manera temporal pero que al final no se exporta se le conoce como contrabando técnico o documentado, porque hay documentos que permiten el ingreso al País, pero no los de la salida del territorio nacional, explicó Rayek.
Por lo general, la empresa que hizo la importación empleó un programa IMMEX que alguien le prestó, y una vez que llevó a cabo la operación desapareció, agregó.
La subvaluación, donde se declara en la importación un valor menor al realmente pagado por el producto, es otra práctica que se ha hecho a través de este programa, dijo.
“Hemos encontrado empresas que rentan sus programas IMMEX por un monto y quien lo toma importa cualquier cosa, incluso hasta por abajo del precio de materias primas.
“Hay muchas importaciones por este programa, como trajes (de vestir) de caballero a 58 centavos de dólar, que es prácticamente imposible”, detalló Rayek.