Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En la cumbre mundial de hoy sobre cambio climático, el Presidente Andrés Manuel López Obrador propondrá estrategias de los años 60, acusaron investigadores ambientales, tales como basar la generación de energía en hidroeléctricas y reservar el petróleo para los próximos años… para cuando los países desarrollados prevén tener fuentes limpias.
López Obrador anunció que propondrá además sembrar millones de árboles en el sureste mexicano y Centroamérica, una estrategia que se tomó en los años 90, cuando a nivel mundial se reconoció el problema del cambio climático, pero que hoy no basta si no hay un impulso a las energías renovables, consideró Anaid Velasco, coordinadora de investigación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental.
“En los años 60 se promovieron las hidroeléctricas y fue en los 70 cuando el modelo de desarrollo estaba enfocado al sector de hidrocarburos, por eso creo que con esas propuestas nos estamos regresando al inicio”, sostuvo en entrevista.
“En el caso del cambio climático fue en los 90 cuando los estados se comenzaron a comprometer hacia una transición de energética, que hoy el Gobierno ha abandonado”.
El domingo pasado, el Presidente presentó las propuestas que llevará a la cumbre de 40 líderes que su homólogo estadounidense Joe Biden convocó tras la negación del tema que hubo con Donald Trump.
López Obrador anunció que solicitará a Biden que financie en Centroamérica el programa Sembrando Vida, de plantación de árboles a cambio de un pago a los campesinos, y que se comprometerá a modernizar 14 hidroeléctricas, así como a no extraer más de 2 millones de barriles de petróleo al día y refinarlo todo en México.
“Esto es, dejar petróleo para las nuevas generaciones”, dijo el mandatario mexicano, pero para el director de Energía de la Iniciativa Climática de México, Daniel Chacón, estas propuestas no son serias.
Cuando no hay sequía, las hidroeléctricas generan máximo 17 por ciento de la energía que requiere el País, expuso y rechazó que estas plantas no causen problemas como inundaciones o escasez de agua.
Lo peor, añadió Chacón, es que el Presidente crea que las nuevas generaciones tendrán que usar petróleo, justo lo contrario de las estrategias modernas a nivel mundial que prevén la sustitución de los hidrocarburos.
Incluso ahora, precisó, cuando México refina únicamente 584 mil barriles diarios de petróleo le es difícil deshacerse de 200 mil barriles de combustóleo, uno de los residuos más contaminantes por la emisión de gases de efecto invernadero.
“¿Qué va a pasar cuando aquí refinemos 2 millones de barriles diarios? Se van a tener 600 mil barriles diarios de combustóleo y prohibieron el combustóleo como combustible en barcos, entonces creo que están planeando quemarlo en las termoeléctricas como se hacía en el pasado”, aseveró Chacón.
“Están aconsejando mal al Presidente, no le están diciendo todo lo que implica y, entonces, están tomando decisiones basadas más bien en puntos de vista ideológicos o políticos, más que en realidades”.
En el caso del programa Sembrando Vida, el director de la organización ambientalista Calixaxan, Sergio Rivera, rechazó que sea una propuesta seria tanto para reforestar como para contener la migración, según lo plantea López Obrador.
“Se le está pagando 5 mil pesos mensuales a campesinos que sólo buscan el dinero, ese es su único interés y la prueba es que han deforestado parcelas para entrar a los beneficios y cuando se acaben los pagos, volverán a sus ocupaciones o volverán a sembrar maíz”, lamentó.

TABLA
Agenda verde
Especialistas consideraron que el Presidente López Obrador debería plantear propuestas como:
Asumir el compromiso de que para 2050 no se emitan contaminantes de combustibles fósiles.
Sustituir todos los hidrocarburos por energías limpias como las eólicas y solares.
La sustitución de los vehículos de gasolina por eléctricos.
Evitar volver al monopolio de la CFE y Pemex.