Rolando Herrera 
Agencia Reforma

CDMX.- Un sobrecargo mexicano, identificado como Luis Antonio Castillo Reyes, de 26 años, quien vive en Doha y trabaja en Qatar Airways, presuntamente fue privado ilegalmente de su libertad por la Policía qatarí y tiene más de 24 horas desaparecido, denunciaron compañeros de trabajo.

Alrededor de las 00:20 horas del 31 de julio de Qatar, narró uno de sus colegas, policías vestidos de civil intentaron subir a Castillos Reyes a un vehículo particular frente al edificio en el que vive, sin embargo, el joven se resistió y logró entrar al inmueble.

Debido a los golpes que sufrió y a que los presuntos agentes le rompieron su documento de residencia, el personal de seguridad privada del edificio llamó a la policía uniformada, por lo que al inmueble llegó una patrulla con dos agentes.

«Él le dice a los agentes uniformados ‘yo quiero levantar un reporte’ Entonces le dicen: ‘Ok, puedes levantar el reporte en la estación de policía’. Entonces él se sube a la patrulla y se va con los agentes.

«Eso fue aproximadamente a la una de la mañana (del 31 de julio), desde ese momento hasta el día de hoy, hoy es ya 1 de agosto del 2022 y son las dos de la mañana en Qatar, y no tenemos información de Luis Antonio», explicó uno de sus compañeros.

Sus colegas, quienes pidieron el anonimato por temor a represalias, informaron que ya hicieron contacto con la Embajada de México, pese a ello desconocen cuál es el paradero de Luis Antonio y en qué tipo de situación jurídica de encuentra.

«En Qatar existe una policía en la que los agentes no portan ningún tipo de logotipo ni credenciales, ni absolutamente nada. Ellos se visten como civiles y se dedican a revisar y seguir cómo es la vida social en el país.

«Fue un policía encubierto, sin identificarse, ni nada, el que primero intentó subir a Luis Antonio a un vehículo sin conseguirlo», dijo otro de sus colegas.

Luis Antonio vive en Doha desde hace aproximadamente cinco años y nunca antes había tenido problemas de ningún tipo, al momento en que intentaron detenerlo regresaba a su casa después de estar en una cena con amigos.

«Qatar va a ser la sede del Mundial de Fútbol este año y es realmente una pena, es preocupante porque no se sabe cuál es la policía que estará encubierta entre los aficionados y es algo que nosotros no lo habíamos visto, se sabe que existe este tipo de policía, pero es muy preocupante que no garantice los derechos de las personas», señaló.