Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En sólo siete semanas de inspección, la activista Cristina Nolasco, quien acompaña a la organización Cenotes Urbanos, aseguró haber encontrado un gran contraste entre el discurso oficial de protección a la biodiversidad en el tramo 5 del Tren Maya y los daños que se registran en Quintana Roo.
Nolasco, quien se presenta como una ciudadana que acompaña a espeleólogos, biólogos, arqueólogos y urbanistas en la inspección de cenotes desde Playa del Carmen a Tulum, afirmó que tiene registros en video que evidencian que no hay reforestación y que la obra sí pasa sobre cenotes.
El Tren Maya, aseveró, impacta de manera directa en la selva y no en una zona de acahuales, como refirió el Presidente López Obrador en marzo pasado.
«Lo que estamos viendo en el terreno no coincide con el discurso oficial, con lo que vemos en las cuentas (de Twitter) del @TrenMayaMx, de @TabascoJavier (Javier May, director de Fonatur), de Fonatur, de Semarnat, que pasan diciendo cosas que no coinciden con lo que estamos viendo en la realidad», dijo la activista a Grupo REFORMA.
«(Dicen) que se protege al medio ambiente, que se reforesta, que no pasará sobre cenotes, que son acahuales, también que reubican fauna, dicen, pero no hemos visto nada de eso en el terreno ni han registrado fotos o videos que constaten eso».
Explicó que en sus recorridos por la zona graban videos en los que se añaden coordenadas, así como la fecha y hora, para darle mayor certeza a quienes los vean, tales como los que ya mostró y en donde aparecen cenotes conocidos como «Dama Blanca» y «Yorogana» o la caverna «Siete Pesos».