Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Tras la muerte de Eulalio Cervantes, mejor conocido como Sax, el pasado domingo, su viuda aseguró que no fue a causa del COVID-19, sino de una negligencia médica.
Jessica Franco Landero, esposa del músico de La Maldita Vecindad, aseguró en una entrevista con Ventaneando que desde hace un año el saxofonista peleaba contra una bacteria que se alojó en su columna vertebral y su hígado también resultó afectado.
Según ella, en el nosocomio en donde lo atendían hicieron caso omiso de los padecimientos que Sax tenía antes de contagiarse de COVID-19, lo que lo llevó a la tumba.
“Estoy enojada y molesta porque la situación no tenía que ser así, dentro de todas sus gravedades, las teníamos al cien controladas. Negligencia total, le quitaron todo su medicamento que inclusive yo les di en la mano”, dijo.
A pesar de todo, Jessica aseguró estar tranquila, pues ahora el músico ya no sufre por tantas enfermedades.
“Aunque su cuerpecito no esté, él dejó un legado muy grande, así que todavía van escuchar a Sax por mucho tiempo.
“Nunca dejó de crear, aún acostado… Ya sacamos el primer tema, Otros nosotros… hay un repertorio de casi 100 canciones”, indicó.