Jorge Ricardo Nicolás
Agencia Reforma

Sonora, México.-La familia LeBaron, que desde 2019 reclama justicia por el asesinato de nueve de su integrantes, calificó como un escupitajo y un uso político la inauguración de la carretera Aguaprieta a Bavispe que hizo el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

«A mí lo que me da coraje es que pretendan mezclar un camino nuevo con hacerles justicia a las víctimas. Como si una cosa tuviera que ver con la otra. Es como venir a escupirle a nuestras familias, a nuestros muertos y a nuestro pueblo, realmente así lo veo», dijo Julian LeBaron en entrevista.

Julian, Adrián y Bryan LeBaron acudieron como público al acto del Mandatario López Obrador, un lugar a media carretera, a menos de 10 kilómetros del lugar donde en noviembre de 2019 fueron masacrados tres mujeres y seis niños, y a unos kilómetros de Bavispe, Municipio donde Alfonso Durazo era entonces Secretario de Seguridad y hoy Gobernador de Sonora.

López Obrador recordó a las víctimas en su discurso y reiteró que en su Gobierno ha prometido hacer justicia, lo cual molestó a la familia LeBaron, pues aseguraron que la investigación está detenida, con 25 capturados pero ninguno sentenciado y con al menos ocho órdenes de aprehensión sin ejecutar.

«El Presidente trata de ser empático, pero yo le pedí en varias ocasiones, en una ocasión aquí en Bavispe, había muchas instituciones, estaba Durazo, ahí y yo le dije que había muchas órdenes de aprehensión y había muchas instituciones, que pusiera a trabajar a sus muchachos. Yo estuve en la Fiscalía de la Ciudad de México y ahí está la cosa está muy atorada», agregó Julián.

«No es que no estemos felices y contentos de tener un pinche camino nuevo, es que al mezclar una cosa con la otra es una forma de sobornar el silencio e insultar a todos los que mueren todos los días en México, a todas las víctimas de la violencia», insistió.

Adrián LeBaron, padre de una niña y abuelo de cuatro niños más asesinados a tiros y luego calcinados, aseguró que el 80 por ciento de los habitantes de los pueblos que conectará la nueva carretera han huido por la violencia y que esto no será solucionado por la carretera .

«Es un uso político, están usando la masacre para aprovecharla en la política», sostuvo.

«El hecho de que hayan pavimentado este camino no va a ser que vuelvan las familias, va a seguir siendo un pueblo de desplazados y vamos a tener que sufrir eso».

Los tres familiares hicieron una oración en la carretera y luego fueron a visitar el Memorial a las víctimas que inauguró en 2020 el Presidente, una obra inútil, según dijeron, igual que una barda del Cuartel de la Guardia Nacional de Bavispe, derrumbada en diciembre pasado por el viento.

«Esto es una mentada de madre, que vino el Presidente a inaugurar la carretera y sigue caída la barda, qué vergüenza, esto es una muestra de por dónde va», apuntó Adrián LeBaron.