Decenas de obreros representados por la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, realizaron una manifestación pacífica solicitando la intervención de las autoridades estatales para que aboguen por ellos,  en lo que consideraron atropellos laborales de parte de la empresa Nissan. En lo que va del año se han registrado al menos 85 despidos injustificados de acuerdo al sindicato.

El contingente caminó de la planta productora de vehículos hasta Palacio de Gobierno; hubo consignas contra la firma nipona, principalmente por la inconformidad del pago casi nulo de utilidades correspondientes al año pasado.

Verenisse Ruiz Sánchez, lamentó las condiciones laborales que enfrentan más de 7 mil empleados, quienes dijo han solicitado la intervención en su mayoría para que CATEM interfiera  por ellos. De acuerdo a los  trabajadores inconformes, el pago de 742 pesos por concepto de utilidades recibido recientemente fue ridículo, al estar muy por debajo de los 23 mil pesos promedio que esperaban recibir. La líder sindical precisó que una gran parte de los obreros reciben amenazas de ser reubicados, perder bonos e incentivos de productividad y puntualidad y hasta ser despedidos, tal y como se ha llegado a registrar decenas de casos en lo que va del año.