Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Servidores de la Nación regresaron ayer a Palacio Nacional para pedir una reunión con el secretario técnico de la Presidencia, Carlos Torres, o con el Presidente Andrés Manuel López Obrador para denunciar el maltrato laboral y supuestos actos de corrupción en el manejo de los programas sociales de la Secretaría de Bienestar.
El viernes pasado, los ex empleados se manifestaron en el Zócalo y les prometieron que los recibirían el lunes en la oficina de Atención Ciudadana, pero afirman que ya ahí sólo les iban a recibir algunas cartas, por lo que fueron a la Secretaría de Bienestar, en Paseo de la Reforma, a donde a algunos representantes de Chiapas, Michoacán e Hidalgo pudieron entrar.
Ayer, el grupo de 20 personas regresó a Palacio donde pidieron una reunión con Carlos Torres, pero no los quisieron recibir.
“Nos dijeron que ellos tenían información de que en Bienestar ya nos habían atendido y nos habían dado solución, lo cual no es cierto porque en Bienestar ni nos dejaron entrar”, afirmó Antonio Rentería, un ex Servidor de la Nación en Tijuana.
Rentería ha denunciado al delegado regional Gilberto Herrera y la diputada electa, Evelyn Sánchez, de vender certificados falsos de preparatoria y secundaria, así como de poner a los Servidores a trabajar en labores privadas.
“Gilberto Herrera se robaba los viáticos de los Servidores, y Evelyn vendía con él certificados falsos y nos mandaba hacer cosas fuera de la Secretaría de Bienestar. Te decía: ‘vamos a hacer servicio comunitario’ y nos íbamos y a ella le pagaban ese servicio”, dijo.
Daniel Rosas, de Veracruz, donde era encargado de un Centro Integrador de Bienestar, acusó que el 5 de julio fue despedido porque el Presidente López Obrador había solicitado el recorte de Servidores de la Nación.
“No me dieron ninguna explicación y todo fue por Whatsapp, además de que trabajamos sin prestaciones laborales, nos amenazan con despedirnos si nos atrevemos a protestar”, dijo.
Los ex integrantes del grupo de más de 20 mil Servidores que operan los programas sociales, afirmaron que han entregado sus denuncias y pruebas por escrito en la oficina de Atención Ciudadana y directamente al Presidente López Obrador durante sus giras, pero nadie los ha contactado.
“No sé si el Presidente no quiere ver toda la corrupción que hay en todo el país con la Secretaría de Bienestar o se está haciendo para no manchar su investidura”, reprochó Antonio Rentería.