Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Médicos cubanos, enviados por su Gobierno a misiones a otros países y que desertaron, aseguraron que han sido tratados como esclavos por sus autoridades, por lo que llamaron a naciones extranjeras a no propiciar estas prácticas.
«En el fondo es trata, una esclavitud moderna, pero además te usan desde el punto de vista político para también de alguna forma promulgar, hacer proselitismo político. Eso sinceramente me asqueaba», sostuvo Emilio Arteaga, especialista en psiquiatría.
En conferencia convocada por la organización Prisioners Defenders relataron que desde que son seleccionados por el Estado cubano se violan sus derechos, pues son separados de sus familias, sus documentos son retenidos, son amenazados y obligados a salir de su país.
Contaron que quienes deciden quedarse en los países a los que son enviados se les cataloga se les castiga con prisión o se les prohíbe el contacto con su familia por al menos ocho años.
Además, aseguraron, entre el 70 y el 80 por ciento de su sueldo es para el Gobierno cubano.
«El Estado cubano se queda con alrededor del 80 por ciento y en algunos casos más por el dinero que se paga por nuestros servicios», recordó Arteaga, quien en Cuba era profesor en el Hospital de Ciencias Médicas en La Habana, en el Hospital Clínico Quirúrgico y en una clínica universitaria.
Por su trayectoria fue enviado a tres misiones: En Bolivia de 2008 al 2010; en Angola, de 2013 a 2015; y en 2019, fue enviado África.
Parlamentarios europeos calificaron esta situación como «proxenetismo laboral».
«Estudiando su situación, me enteré que eran objeto de explotación por su propio país. No sólo trabajan en condiciones extremadamente precarias, sino que además es un trabajo que el 80 por ciento o incluso más se lo queda el Gobierno de Cuba. Eso es proxenetismo laboral», acusó Javier Nart, vicepresidente de la delegación de América Central del Parlamento Europeo y vocero del organismo.
Por su parte, Idalma Leyva, presidenta del Gremio Médico Cubano Libre, consideró que lo que se comete desde Cuba es un crimen.
«Los crímenes de esclavitud moderna y de trata de personas y separación forzosa de personas», sostuvo la doctora que de 2017 a 2018 fue enviada a la «Misión más médicos para Brasil».
Recordó que el 14 de noviembre de 2018 Jair Bolsonaro, en el camino a la presidencia de ese país, denunció la esclavitud de médicos cubanos, lo que vio como oportunidad para salir de ese régimen, pero sus familias fueron amenazadas.
«Por ese gran escándalo, se forma intempestiva se presentaron en nuestras casas agentes de seguridad del Estado (…) para presionar a nuestra familia a que regresáramos», dijo.

¡Participa con tu opinión!