Rolando Herrera 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: A cinco meses de que concluya el sexenio del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el daño a la democracia ya está consumado y costará trabajo recuperar la institucionalidad y eficacia burocrática del Gobierno, advirtieron ayer Jesús Silva-Herzog, Mario Amparo Casar y Héctor Aguilar Camín.

En una charla para presentar el libro «Los puntos sobre la íes», de la autoría de Casar, los analistas políticos coincidieron en que el tabasqueño logró en su administración desmontar el régimen democrático que con mucho esfuerzo se había logrado construir.

«Lo que descubrimos en el libro de Mario Amparo es que Andrés Manuel López Obrador pude ser un político voluntarioso que decide por capricho, pero en el fondo ha sido un destructor sistemático», expresó Silva-Herzog.

«Hubo sistema en estos seis años para colocar la dinamita en el lugar en donde debía colocarse. Su conclusión más evidente está en el programa que tiene pendiente, que le ofrece como condena a la siguiente administración, que es la demolición definitiva de lo que queda en pie en Poder Judicial y en los órganos electorales».

Aguilar Camín, director de la revista Nexos, dijo que esta administración construyó una especie de zombis con la transformación que hizo de instituciones, la creación de otras y la intoxicación que logró de la política y el debate público.

«Hay muchos zombis con los que vamos a convivir y a los que tenemos que matar o dormir o desaparecer en los siguientes años y esos zombis son todas las cosas importantes que este gobierno se ha planteado», afirmó.

«Tenemos un zombi gigantesco de ilegalidad que echar para atrás, un zombi gigantesco de impunidad que echar para atrás, un zombi gigantesco de incongruencia, de inmoralidad profunda política que echar para atrás y muchos zombis físicos de los que no vamos a poder salir fácilmente: un aeropuerto, un tren, una refinería, y una enorme cantidad de zombis políticos que son los herederos».

Casar, quien es presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), dijo que el libro describe la cinco vías que utilizó el Presidente para desinstitucionalizar al país: la primera, la eliminación o sustitución de instituciones; la segunda, la captura de otras más; la tercera, la inoperancia al no designar relevos como en el caso del INAI; la cuarta, la asfixia presupuestaria; y, la quinta, el daño reputacional.

«Es una alerta de lo que ha pasado ya, como dice Silva-Herzog no es que vaya a pasar es que ya pasó y, en efecto, son reversibles, pero por ahora ya están culminadas. Tenemos mucho de ese edificio construido (el de la 4T), les falta construir unos pequeños pisitos, con las 20 reformas que quieren pasar hacen ese edificio», advirtió.

En la presentación, realizada en el lobby Tamayo del Club de Industriales, estuvieron entre el público el ex Secretario de Hacienda, Pedro Aspe; los ex procuradores generales de la República, Raúl Cervantes y Eduardo Medina Mora, así como el ex Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont.