Las asociaciones Fortaleza Animal, Paraíso de Mascotas y las Protectoras de Animales, acompañadas por un equipo de abogados, denunciaron la actitud criminal hacia cuatro perros que han muerto por la actuación ilegal, cruel e inhumana por parte de elementos de la policía municipal y del mal llamado Centro de Control, Atención y Bienestar Animal.

En rueda de prensa, Aurea Escobedo, presidenta de Fortaleza Animal, aseveró que ha quedado claro que solo por la vía legal se podrá obtener justicia pues la autoridad municipal no tiene interés de frenar la crueldad con que se trata a las mascotas, evidencia clara se tiene en los casos de los perros asesinados: Rango, Negrita, Soñadora y Junior.

Mediante una narración presencial de los abusos policiacos cometidos en contra de su persona, su hijo y de su perro Junior, asesinado, Refugio Guerrero Silva, aseveró que fue golpeada y asfixiada hasta el desmayo por la Policía Municipal de Aguascalientes por solicitar se le entregara su mascota para ser atendida de unos balazos recibidos presuntamente por haber mordido a un elemento.

El abogado Francisco Guel Saldívar que lleva el caso de los perros Rango y Negrita, presentó una denuncia de responsabilidad administrativa en contra de la MVZ Jessica Flores Macías, jefa de la perrera y quien resulte responsable por el sacrificio el 4 de noviembre de 2019, ocurrido en la perrera municipal por un supuesto error humano, pero el Órgano de Control Interno no ha respondido, motivo por el cual se procederá ante otras instancias jurídicas.

El abogado Juan Pablo Ruiz de la Rosa lleva el caso del perrito Soñadora atropellado y matado intencionalmente por un policía en una patrulla municipal, se han presentado dos denuncias de hechos ante la Fiscalía General del Estado contra el oficial.  Ayer presentaron una queja ante Asuntos Internos de la policía capitalina.

Aseveró el artículo 191 del código penal establece una sanción de uno a tres meses de prisión a aquel que cause la muerte de un animal de compañía, lo cual es una pena mínima si se considera que incurre en el crimen contra un ser sintiente.

Por último, se manifestó a favor por la integración de una unidad especial que se dedique a investigar este tipo de casos sensibles, y el personal ministerial deben tener conocimientos en el tema.