Sergio Cuevas Ávila

Hasta en 5 mil pesos se venden las citas para los distintos trámites ante el Servicio de Administración Tributaria, lo cual es corrupción ante la situación de pandemia que se vive y la escasa operatividad que tiene dicha dependencia federal, denunció el presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, José Alfredo Franco Hernández.

El especialista afirmó que al Colegio de Contadores le han llegado oficialmente dos casos en los últimos dos meses y a él de manera personal también en su despacho le tocó atender otros dos más, de contribuyentes que le indicaron que las citas para trámites ante el SAT las venden hasta en 5 mil pesos.

Afirmó que el Código Fiscal de la Federación tipifica el delito de gestión de negocio y eso implica también esta venta de las citas, que dicho sea de paso, son gratuitas, pero que además habría que ver como acto de corrupción, por lo que llamó a la autoridad correspondiente a hacer la debida investigación, identifique responsables y aplique las penas.

Lamentó que este tipo de situaciones estén ocurriendo en el SAT, aprovechándose de la situación de la pandemia, lo que tiene operando a dicha dependencia apenas en un 10% de su capacidad desde el pasado mes de marzo, a pesar de que a través de una circular la Secretaría de Hacienda se comprometió a que desde el pasado 1º de julio se reanudaría la actividad normal, cosa que no ha ocurrido.

Por lo anterior, hizo un atento llamado al administrador local de Servicios al Contribuyente en el Estado, Héctor Franco Jiménez, para poder reunirse y tener un diálogo a fin de trabajar en conjunto y presentarle propuestas de cómo pudiéramos eficientar el esquema de las citas. “Como Colegio de Contadores queremos ser propositivos y si dan sólo un 10% de citas y los contribuyentes o contadores se equivocan en los trámites, va a ser ineficiente, entonces nosotros queremos hacerle una propuesta par coadyuvar y hacer más eficientes en esas pocas citas que dan”.

Recordó que las afectaciones que tienen los contribuyentes al no poder generar citas ante Hacienda, les impide hacer ciertos trámites como el no poder dar de alta a una nueva empresa, el no tener una e-firma y los certificados de sellos digitales para poder facturar y lo cual inhibe la actividad económica, y ello tiene una afectación directa en el Producto Interno Bruto ante la falta de atención en el SAT.