Jorge Ricardo
Agencia Reforma

VILLAHERMOSA, Tabasco.-La promesa del Presidente Andrés Manuel López Obrador de dar borrón y cuenta nueva a sus paisanos que en 1994 lo siguieron en su rebeldía de no pagar la luz a la CFE se ha vuelto difícil de cumplir.
Primero, porque de los 569 mil 903 morosos, sólo 183 mil 164 se sumaron al acuerdo que los obligaba a regularizar su servicio, y segundo, porque quienes sí pagaron les llegó en diciembre un recibo hasta 300 por ciento más caro.
Otro problema es que durante los 26 años de la «resistencia civil», la CFE abandonó la red eléctrica debido a la falta de pagos, por lo que en las villas más alejadas son comunes los apagones.
«Yo pagaban 700, 800 pesos por dos meses, y ahorita me vino por 3 mil y por un mes», se quejó afuera de las oficinas de la CFE el comerciante Pedro Jiménez Montoya, residente de la Colonia las Gaviotas Sur, que hace un año fue inundada por el desfogue de las hidroeléctricas.
«La CFE nos inunda, nos da mal servicio y nos cobra lo que se le antoja, la CFE nos jode tres veces», añadió en medio de una fila de gente que había llegado las oficinas de la capital a reclamar por los altos costos.
«Yo comencé a pagar y pagaba 600, 700 pesos porque vivo en una loma y no prendo el aire acondicionado, pero ahora me llegó por mil 200 y nada más por un mes. ¿Entonces de qué sirve que uno se sacrifique?», dijo la señora María Isidra Centella Ruiz.
En 1994, tras la elección a Gobernador que perdió ante Roberto Madrazo, López Obrador llamó no pagar la luz. Esa «resistencia civil», que acumuló una deuda de 11 mil millones de pesos, parecía quedar terminada el 2 de febrero pasado con la firma del convenio «Adiós a tu deuda», entre la CFE y el Gobierno de Tabasco, representado entonces por Adán Augusto López, que en septiembre pasó a la Secretaría de Gobernación.
El convenio contemplaba la regularización del más de medio millón de morosos, quienes al sumarse al programa se les condonaba el saldo vencido y firmaban un nuevo contrato. En tanto, la CFE se comprometía a otorgar en todo el estado la tarifa 1F, la más barata del país, con variaciones de precio en verano e invierno, mientras que el Gobierno tabasqueño prometió liquidar 2 mil 40 millones de pesos de deuda de sus ciudadanos y gestionar ante la Secretaría de Hacienda otros 360 millones en 2021 para que no hubiera aumento de octubre a diciembre, cuando el consumo sube.
Sin embargo, el Gobernador interino, Carlos Merino, reconoció que no gestionaron ese subsidio, y la CFE hizo un ajuste, por lo que emitió facturas por consumo de un mes, y no bimestral, es decir, pagos al doble.
Ante las protestas de los tabasqueños, y encima con la visita del Presidente y de los Gobernadores, que se reunieron en Villahermosa el 17 de diciembre, Merino informó que pagarían el subsidio y que el cobro en exceso se tomaría como saldo positivo.
«Ya me informó el Gobernador de Tabasco que se llegó a un acuerdo, cumplimos la palabra que tenemos empeñada con nuestros paisanos», respondió López Obrador en su conferencia de prensa.
Lorena Beauregard, originaria de Macuspana y ex diputada, aseguró que la solución de fondo no es aplicar la tarifa más baja en Tabasco, sino una tarifa especial, mediante un decreto del Presidente.
«Aquí lo que pasó fue que engañaron a los tabasqueños con que tendrían la tarifa más baja, pero la 1F sube en invierno, según porque no hace tanto calor, pero en Tabasco no hay invierno», dijo.
«Se dio una solución populista, pero que no llega al fondo del problema y por eso siguen los altos cobros», insistió la ex legisladora que el 13 de diciembre acompañó a un grupo de vecinos a las oficinas de la CFE en Villahermosa.

Todos deben
En septiembre pasado, los 17 municipios de Tabasco, reconocieron que adeudan en total más de mil 92 millones de pesos a la CFE.
«Aquí, en Balancán, están tan grandes las deudas que los mismos policías se ponen donde están las bombas de agua del pueblo para que no les quiten la luz los de la CFE», dijo Salvador Durán, habitante de la frontera con Guatemala, a quien le llegó en diciembre un recibo por 2 mil pesos.
El 23 de septiembre, en La Cuchilla, en ese mismo municipio, los pobladores retuvieron al Gobernador Merino y a personal de la CFE hasta que se comprometieran a cambiar los transformadores que provocaban los frecuentes apagones. La promesa de una nueva subestación eléctrica para esa zona, por donde pasará el Tren Maya, lleva al menos siete años incumplida.
En poblados como El Triunfo, en la frontera con Guatemala, temen que en enero, cuando la empresa China Communications Construction arranque su fábrica de durmientes para el Tren Maya, se hagan más frecuentes los apagones y la variación de la intensidad de la luz.
«Acá se nos quemó una nevera por todo eso de los voltajes», acusó Mercedes Alonso Cruz, dueña de la carnicería «La Central».
La diputada del PRD, Dolores Castro, consideró que el convenio «Adiós a tu deuda» sólo ha sido un paliativo para el problema que inició el Presidente hace 26 años. Lo que se requiere, dijo, es un decreto para el estado tenga la tarifa 1F todo el año o una tarifa especial.
«López Obrador fomentó una cultura del no pago que dejó la red eléctrica en franco abandono y ahora se quiso remediar con el acuerdo que obligaba a la población entregar escrituras de sus casas. Acá lo que se necesita es un decreto de una una tarifa verdaderamente económica», consideró.

¡Participa con tu opinión!