Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Trabajadores de la sección 47 del sindicato petrolero, con sede en Ciudad del Carmen, Campeche, denunciaron a su líder local Víctor Kidnie y al ex secretario general del gremio, Carlos Romero Deschamps, por enriquecimiento ilícito y venta de plazas en Pemex.
Los petroleros también acusaron a esos dirigentes de ser responsables de malversación de fondos, amenazas, extorsiones, agresiones físicas y hasta secuestro.
La denuncia fue presentada el 30 de diciembre ante la Fiscalía General de la República (FGR).
“Hemos sido objeto de abusos, represalias, amenazas por parte de los denunciados, ya que por casi 30 años se han dedicado a venderles sus plazas que por derecho les corresponden a los trabajadores. Los denunciados impusieron descuentos a la nómina de los petroleros de manera arbitraria”, indica.
“No rinden cuentas de las cuotas sindicales y demás bienes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) propiedad de los mismos trabajadores, enriqueciéndose ilicitamente a costa de los mismos empleados petroleros”.
La denuncia fue presentada por Raúl Ramírez con antigüedad de 37 años en Pemex; Luisa Inés de la Cruz con 33 años; Erol Zárate, con 24; Jorge Amor Cristóbal, con 18; Emilio Alvarado con 8; Elizabeth González, con 13; Juan Peralta, con 12, y José Antonio Cerino con 11, entre otros.
Uno de los denunciantes, especialista eléctrico en plataformas marinas y ahora sin empleo, indicó que comenzó a manifestarse desde 2015 por la venta de plazas y en 2017 fue golpeado por personas allegadas a Kidnie.
“El sindicato vende el trabajo, y lo hacen con gente de nuevo ingreso, Víctor Kidnie, me tocó ver, vendió cuatro fichas a cuatro ciudadanos de Paraíso, Tabasco, que no se presentaron a trabajo, y el dinero se pagó, ese caso también fue llevado a la FGR y tampoco se hizo nada, es parte de los hechos de corrupción que hay en la sección 47”, relató.
“Me tomaron con conflictivo y ya no me quieren dar trabajo. En 2017 me agredieron, denuncié a la entonces PGR, la CNDH, la Fiscalía del estado de Campeche, y nadie me hizo caso”.