Policías estatales fueron denunciados por intimidar y amenazar a una familia, a quien habían interceptado de manera prepotente cuando ingresaban al coto donde habitan y que se ubica en el fraccionamiento Villalta.
Los hechos se registraron el pasado lunes a las 17:00 horas, cuando tres patrullas de la Policía Estatal del Grupo de Operaciones Especiales, interceptaron en el fraccionamiento Villalta un automóvil en el cual viajaba una familia, cuando intentaban ingresar a la cerrada donde habitan.
Con el pretexto de que iban a someterlos a una revisión de rutina, los policías estatales que viajaban en la unidad AG804A1 intentaron por la fuerza bajar del vehículo a sus tripulantes.
Posteriormente, comenzaron a registrar sus pertenencias y a revisar los teléfonos celulares. Cuando encontraron en un bolso para mujer varios medicamentos, señalaron que los iban a llevar detenidos por no contar con la receta médica.
Aunque trataron de explicarles que se trataba del medicamento de una mujer que se encuentra enferma del corazón, de manera prepotente los policías estatales del GOPES intentaron bajar del coche al conductor y a su esposa. Fue hasta que observaron que la mujer comenzaba a sufrir una crisis, que optaron por retirarse, permitiendo que la familia ingresara a su domicilio.