Pedro Sánchez Briones
Agencia Reforma

CHIHUAHUA, Chihuahua.- El Gobierno federal prácticamente ha vaciado las presas de Chihuahua para el Tratado de Aguas de 1944 entre México y Estados Unidos, señalaron autoridades estatales.
Martín Parga Castillo, representante de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (Aurech), el secretario de Desarrollo Rural (SDR), René Almeida y el director ejecutivo de la Junta Central de Aguas y Saneamiento (JCAS), Óscar Ibáñez, rechazaron ayer las declaraciones de la Federación que desconoce la aportación que la entidad ha hecho al acuerdo.
En conferencia conjunta, coincidieron en que no se reconoce el esfuerzo de los productores chihuahuenses pese al contexto de sequía.
“Es una injusticia no reconocerlo y además porque se da incluso en un contexto de sequía. Chihuahua ha aportado el 68%, esto es, las dos terceras partes del tratado y literalmente han vaciado las presas el estado”, señaló Ibáñez.
Indicaron que de acuerdo con los datos proporcionados por la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) entre México y Estados Unidos, la presa Francisco I. Madero, conocida como Las Vírgenes, ubicada en el municipio de Rosales, se encuentra a un 32.84 por ciento de llenado, es decir, tiene 116,675 millones de metros cúbicos (mm3), y le siguen sacando 20 metros cúbicos por segundo.
La Boquilla, localizada en San Francisco de Conchos, está al 31.1 por ciento de llenado, tiene 899,839 millones de metros cúbicos y le están extrayendo 82.3 metros cúbicos.
Mientras que la Luis L. León, conocida como El Granero, en Aldama, tiene 34.35 por ciento de llenado, es decir, 100,459 millones de metros cúbicos y se le están sacando 22 por segundo.
De acuerdo con los funcionarios chihuahuenses, el almacenamiento actual, al 7 de septiembre en las presas de la Cuenca del Río Conchos, es del 27.8 por ciento de la capacidad total, es decir, 987,084 millones de metros cúbicos.
Señalaron que el grave problema para Chihuahua es que las lluvias no llegaron y no parece que vayan a llegar con las condiciones de sequía anunciadas por los organismos internacionales que están advirtiendo por el fenómeno de “La Niña”.
Sin embargo, pese a ello, agregaron, los ríos Conchos, San Diego, Escondido, Salado y el Arroyo Las Vacas, los principales afluentes, no han dejado de aportar cantidades de agua al Tratado.
Ibáñez informó que el Río Conchos contabiliza un 68.14 por ciento de aportación; el Arroyo Las Vacas, un .84 por ciento; el Río San Diego, 15.48 por ciento; el Río Escondido, el 1.09 por ciento, y el Río Salado 14.44 por ciento.
“Lo que llama la atención es que no hacen referencia a estas aportaciones, como si se desconocieran y es medición del organismo internacional CILA”, señaló.
Almeida, director ejecutivo de la Junta Central de Aguas y Saneamiento, reiteró por qué resulta innecesario sacar el agua de la presa La Boquilla para para pagar el Tratado, ya que ese escurrimiento llegaría sólo a la presa El Granero, la cual habría que llenar con 200 millones de metros cúbicos para enviar el agua hacia Estados Unidos, lo cual es prácticamente imposible porque ya no hay agua en Chihuahua.
El otro asunto, indicó a su vez el secretario de Desarrollo Rural, René Almeida, es por qué motivo la discusión está centrada en las presas de Chihuahua, si no son las únicas incluidas en el tratado.
“El Gobierno federal debería estar pensando cómo administrar el agua de las presas internacionales porque del estado ya no pueden sacar más agua, ya no hay”, dijo.
Almeida expresó que al Gobierno federal le debe llamar la atención las condiciones de sequía que se están dando en Chihuahua, toda vez que la afectación es cada día más grave y el problema se vendrá con el próximo ciclo agrícola, el cual comienza en octubre y no hay agua para iniciarlo.