Silvia Olvera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A dos años de haber entrado en operación el T-MEC, la Asociación Nacional de Manufacturas de Estados Unidos (NAM) envió una carta al Presidente Joe Biden en la que enumera las complejidades que ha implementado en México el Gobierno de la 4T para su operación.
Los problemas que exponen los fabricantes están relacionados con políticas del Gobierno que van desde la lentitud o negación de permisos relacionados con energías, para importación de combustibles, en temas aduaneros, mineros, de etiquetado de alimentos, en fármacos y en telecomunicaciones, entre otros.
La carta firmada por Jay Timmons, presidente del gremio que aglutina a más de 14 mil empresas de todos los tamaños, pide a Biden que en la próxima visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos, le exponga esas inquietudes y le pida cuentas sobre sus compromisos comerciales.
«Estas (cuentas) incluyen medidas implementadas y propuestas del Gobierno de México que contradicen la letra y el espíritu del T-MEC, al tiempo que socavan el Estado de derecho.
«Si no se prioriza la aplicación de estos desafíos comerciales, se debilitará la credibilidad a largo plazo del T-MEC», advierte la NAM en la misiva.
Paralelamente, en una declaración conjunta firmada por los presidentes de la NAM de Estados Unidos, de la Cámara de Fabricantes y Exportadores de Canadá (CME) y de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), se lanzó un llamado enérgico para que se respete el espíritu del T-MEC.
«Los fabricantes de América del Norte continúan instando enérgica y respetuosamente a los líderes políticos a trabajar juntos para cumplir con los compromisos del acuerdo, que obtuvo un amplio apoyo en los tres países».
Anotaron que la industria manufacturera de los tres países aporta 23 millones de trabajadores, por lo que para poder potenciar la capacidad de la región y competir con el resto del mundo, es necesario dar pleno cumplimiento al acuerdo comercial.