Acusados de abuso y lesiones

Por lo menos dos agentes y un comandante de la Policía de Investigación de la FGE se encuentran en “capilla”, luego de que son investigados por el delito de abuso de autoridad y lesiones dolosas.
Y es que el pasado miércoles por la tarde, tras acudir a un reporte de disparos en el fraccionamiento Morelos I, le propinaron una golpiza a un adolescente que ahora se encuentra hospitalizado en el HGZ No. 1 del IMSS y su estado de salud fue reportado como grave.
Aunque la Fiscalía General del Estado ya reconoció la participación de los policías ministeriales en los hechos, no divulgó la identidad de los involucrados y sólo se concretó en señalar que el agente del Ministerio Público de Hospitales de la Vice Fiscalía de Investigación del Delito ya inició una carpeta de investigación para determinar el grado de responsabilidad de los involucrados y actuar en consecuencia.
Los hechos se registraron el pasado miércoles por la tarde, luego de un problema entre vecinos que derivó en una supuesta balacera, en la calle Jefes Insurgentes y esquina con la calle 30 de Julio, en el fraccionamiento Morelos I.
Al arribar policías preventivos, detectaron que un coche VW Golf, color negro placas de circulación ABJ-091-B de Aguascalientes, que estaba estacionado en la calle Jefe Insurgentes, presentaba impactos de bala en el medallón y en el vidrio de la puerta trasera del lado derecho. Los mismos vecinos señalaron que el sospechoso había escapado en una camioneta Chrysler Pacific, color blanco matrícula de Aguascalientes.
Unos policías ministeriales que viajaban en una patrulla de la FGE, siendo una camioneta pick up, color rojo, rastrearon al sospechoso en la zona y momentos después detectaron a dos jóvenes platicando frente a un domicilio. Debido a que los agentes llegaron con sus armas de cargo a la pista, un adolescente de 16 años se asustó y corrió, por lo que fue perseguido por uno de los investigadores y logró darle alcance más adelante.
Al regresar al sitio donde su otro compañero estaba sometiendo a una revisión corporal al otro joven, decidió dejarlo en libertad al no encontrarle nada sospechoso. Sin embargo, al joven que había intentado escapar, lo subieron a la caja de la camioneta y comenzaron a tomarle fotografías.
Sin embargo, sin motivo aparente empezaron a golpearlo y fue en ese momento que los vecinos que se percataron de la agresión comenzaron a reclamarles, por lo que los policías ministeriales simplemente lo bajaron de la patrulla y dejaron tirado en la banqueta, para retirarse del lugar como si nada hubiera ocurrido.
El adolescente resultó con lesiones internas que ameritaron su traslado al HGZ No. 1 del IMSS donde se reportó su estado de salud como delicado.