Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La senadora morenista Olga Sánchez Cordero reveló, durante su participación en un foro laboral, que en el entorno cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador su trabajo al frente de la Secretaría de Gobernación fue desvalorizado con criterios machistas.
«Muchísimos de los integrantes del Gabinete del Presidente fueron generosos, amables, corteses; puedo señalar al General Secretario (Luis Cresencio Sandoval), al Almirante (José Rafael Ojeda) y al señor Canciller (Marcelo Ebrard), pero también quiero decirles que mucha gente cercana al Presidente, no mucha, desvalorizaron mi trabajo», contó.
La ex Ministra recordó que su trabajo era desvalorizado a pesar de que se esmeraba «por cumplir la responsabilidad del cargo de Secretaria de Gobernación, una de las posiciones más importantes y difíciles también para realizar.
«Pareciera que estas pocas personas, con la desvalorización que hacían de mi trabajo, se retroalimentaban en sus machismos; era como demostrar la superioridad y la alimentación de ese patriarcado y de ese machismo y de esa obvia desigualdad y desequilibrio», dijo.
En presencia de los senadores Napoleón Gómez Urrutia y de Malú Micher, entre otros, Sánchez Cordero refirió que ha habido quienes le han sugerido que se «cure las heridas» y le dé «la vuelta a la página» a algo que fue negativo para ella.
«Pero se los comparto y se los expreso, no porque esté curada ni porque haya yo cerrado el capítulo, que ya lo cerré, sino para demostrarles y decirles que hasta en las más altas posiciones, una mujer sufre acoso y desvalorización de su trabajo, en forma permanente y constante», aseguró.
Luego de contar su experiencia, la ex Secretaria de Gobernación afirmó que es la propia mujer la que se tiene que valorizar.
«Porque esa autoestima, esa autovaloración es la que nos va a sacar adelante, a pesar de las desvalorizaciones, de los acosos y de todo lo que hemos estado sufriendo durante tantos y tantos años. Por eso comparto mi historia: porque ustedes pueden pensar que llegando a las más altas esferas del poder todo es sencillo, (pero) es mucho muy complicado», observó.
Tras una intervención de la senadora Micher, Sánchez Cordero reconocería que llegó «a codazos» a Bucareli. Contó también, de hecho, que hubo colaboradores que le sugirieron que no aceptara la presidencia del Senado.
«Y eso consta en un chat, y lo grabé, y lo tengo guardado para mi memoria», recordó.
¿Aquí del Senado? le preguntó Malú Micher.
-No. De la Secretaría de Gobernación.
«Ah, bueno», repuso la también morenista.

¡Participa con tu opinión!